Con una inversión de 25,587 millones de pesos, se pondrá en marcha a finales del próximo mes de julio este nueva línea, con la que dejarán de circular 10,000 vehículos diarios, lo que se traduce a 17,400 toneladas menos de C02 al año, además de que se modificarán 56 rutas de transporte público.
 
La Línea 3 del Tren Ligero conectará a Tonalá, Tlaquepaque, Guadalajara y Zapopan, a través de 21.5 km y 18 estaciones. Transportará 233,000 pasajeros diariamente y conectará con la Línea 2 que corre por debajo de la catedral tapatía.
 
En una primera etapa, esta línea dará servicio a 4.5 millones de habitantes y realizará su recorrido en un poco más de media hora,  lo que reducirá en 80 minutos el tiempo de traslado por  viaje redondo.
 
Los representantes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, titular del organismo, y Yuriria Mascott Pérez, subsecretaria de Transporte, realizaron una visita a las obras de este proyecto para verificar su avance.
 
En su recorrido por talleres, cocheras y estaciones del Viaducto 2, Ruiz Esparza  destacó que el transformador que operará en el tren es el más moderno del país, por lo que no consumirá energía del sistema eléctrico de la población. Añadió que esta nueva línea de que generará 22,000 trabajos directos.