La evolución de la producción brasileña de autobuses en el primer trimestre del año demuestra la continuidad del proceso de recuperación del mercado, señala el fabricante de carrocerías al registrar un crecimiento de 17.5% en sus ingresos netos con respecto a 2018.

Marcopolo amplió la producción en más del 23% en dicho periodo pasando de 2 mil 489 unidades a 3 mil 072 unidades, entre todos los modelos hechos en Brasil. De este total, casi mil fueron para clientes del exterior, destacó José Antonio Valiati, CFO y director de Relaciones con Inversionistas de la compañía.

Los ingresos operacionales netos ascendieron a 98.8 millones de reales, contra 764.8 millones, registrados en el mismo periodo de 2018. Las ventas en Brasil aumentaron 23.3% que representan 411.3 millones de reales. El beneficio neto se redujo el 12.7% y totalizó 27 millones, contra 30.9 millones de reales, con respecto al año anterior.

Dentro de los resultados positivos de Marcopolo registrados en el primer trimestre se encuentran:

  • La entrega de 488 vehículos vinculados al programa Camino de la Escuela, siendo 170 microbuses, 147 autobuses urbanos y 171 modelos Volare. El volumen forma parte de la cartera de casi mil unidades previstas para el primer semestre de este año y se refiere a la licitación realizada en febrero de 2018.
  • En el segmento de microbuses, el crecimiento de Marcopolo fue de más del 100%, con 585 unidades fabricadas, contra 291, en el mismo periodo del año pasado, sobre todo por la demanda de clientes del mercado nacional, principalmente por pequeñas flotas.
  • En cuanto a las unidades externas, sobresalió Polomex con un crecimiento del 155.6% y buenas perspectivas en el segmento de carreteras y urbanos para el resto del año. También la colombiana Superpolo, con un aumento de 65.5% en la comparación trimestral, beneficiada por la renovación de la flota de Bogotá, en Colombia.