Tras ganar la licitación de proveer 70 autobuses para la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) de la Ciudad de México, Volvo Buses reafirma las prestaciones del modelo Access, elegido por su seguridad, comodidad y eficiencia en el consumo de combustible.

Estas unidades, se sumarán a la flotilla de 191 autobuses Volvo Procity que recibió la RTP de parte de la marca sueca en 2015.

En tanto, los nuevos autobuses, que serán fabricados en la planta de Volvo, ubicada en Tultitlán, Estado de México, están basado en la plataforma de entrada baja del B8RLE, un chasis que facilita el acceso al pasajero desde la vía peatonal; y cuenta con una rampa para garantizar acceso universal que considera el abordaje de usuarios en sillas de ruedas o carriolas.

Lo anterior, reduce el tiempo de la parada hasta en un 70 %, otorgando una operación más eficiente para enfrentar los retos de movilidad de la urbe capitalina; además de que las unidades Volvo han sido una solución probada por la durabilidad de sus materiales y la robustez de su fabricación.

Los autobuses Volvo Access son equipados con motores Volvo D8C, que cumple con la norma Euro 5, para disminuir la emisión de partículas al medioambiente.

“Es un privilegio para Volvo ser parte de la transformación del transporte público en México, un rol que hemos asumido desde que nos forjamos como pioneros en la implementación del sistema Metrobús en esta ciudad, años atrás”, declaró Moshe Winer, director comercial de Volvo Buses México.

Volvo ha sido pionera de la implementación de sistemas de Bus Rapid Transit (BRT, por sus siglas en inglés) en México, segmento en el que al cierre de 2018 registró un 50 % de participación.