Con la finalidad de ofrecer un servicio más eficiente, sustentable y atender la creciente demanda de capacidad de pasajeros en la Ciudad de México (CDMX), los concesionarios del Corredor Insurgentes (CISA) que operan la Línea 1 del Metrobús invirtieron alrededor de 206 millones de pesos para adquirir 22 unidades biarticuladas del modelo 7300, las cuales sustituirán a 28 vehículos que circulaban por esta ruta desde hace 12 años.
 
La  armadora sueca entregó ocho autobuses articulados para las Líneas 2 y 5, los cuales también beneficiarán el servicio que ofrece Metrobús en estos recorridos.
 
Los  autobuses biarticulados de la marca Volvo se caracterizan por incorporar tecnología Euro V, la cual es hasta ahora la especificación más estricta en el mercado mexicano. Cuentan con una capacidad para transportar 240 pasajeros y están equipadas con computadoras multiplexadas que controlan el motor, transmisión, frenos, puertas, articulación y sistema eléctrico.
 
Guillermo Calderón, director general de Metrobús, explicó que la Línea 1 -que corre de la estación Indios Verdes al Caminero- ha tenido un crecimiento anual del 5%, por lo que con estas unidades mejorarán su eficiencia en un 20 por ciento.
 
Giancarlo Prosdocimo, gerente de ventas de Buses Urbanos y BRT de Volvo Buses México, comentó que esta entrega significa el alto compromiso que tiene la empresa por fabricar unidades de última tecnología para mejorar la movilidad país.
 
Durante el banderazo de salida, Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la CDMX, subrayó que la adquisición total es de 33 autobuses, de los cuales 30 son Volvo y tres de Scania. Destacó que esta renovación se logró con una inversión aproximada a los 300 millones de pesos.