A partir de 2020, Volvo Buses entregará 157 autobuses eléctricos articulados modelo 7900 al operador de movilidad Transdev, que pondrá en marcha en diversas rutas en Gotemburgo, Suecia.

Los autobuses tienen la capacidad de transportar 150 pasajeros, con un consumo de energía 80% menor a la de un vehículo a diesel similar, convirtiéndolo en una unidad de bajo costo de operación.

Asimismo, la nueva flota será recargada en estaciones de carga rápida a lo largo de la ruta, usando la interfaz OppCharge para asegurar la operación más eficiente posible. Por su diseño y bajos niveles de ruidos y emisiones, el Volvo 7900 puede circular en áreas sensibles o zonas con restricciones especiales.

“Nos llena de orgullo el haber asegurado el pedido de autobuses eléctricos más grande en la historia de Europa. La marca es pionera en electromovilidad y transporte público sustentable. Tenemos una perspectiva integral para las ciudades que incluye vehículos, servicios e infraestructura de carga”, afirmó Håkan Agnevall, presidente de Volvo Buses.

Agregó que este pedido confirma que los autobuses eléctricos son reconocidos como una solución sostenible y financieramente viable para las necesidades del transporte público.

Por su parte, Gunnar Schön, presidente de Transdev Suecia, destacó que esta empresa de transporte es el más grande operador de autobuses eléctricos en Europa, “por lo que
sabemos que hay retos en torno a la transición a la propulsión eléctrica”.

Al igual que en Europa, Volvo Buses busca abrir el camino para la electrificación del transporte público en Latinoamérica y especialmente en México, en donde actualmente promueve el uso de vehículos híbridos y eléctricos como parte de su plan para reducir los niveles de contaminación en el aire. Asimismo, busca hacer más eficiente, segura y rentable la movilidad urbana de pasajeros.