Con base en la situación actual del mercado, los pedidos ya en marcha y las nuevas alianzas que concretará en este año, el fabricante de carrocerías pronostica que las ventas serán positivas sobre todo en el segmento de urbanos y espera seguir creciendo en foráneos.

En 2018, la participación de mercado que logró fue de 16% la cual aumentaría a 22% este año, aseguró Paulo Andrade, director general de Marcopolo México, quien reafirma que entre el 70 y 80% de las ventas totales de autobuses en el país son urbanos, por lo que su apuesta este año es muy fuerte en ese segmento.

Gracias a la flexibilización que surgió en 2014, Marcopolo ha diversificado su portafolio de productos que ahora cuenta con 22 modelos y 170 variantes. Para ello, aumentó su capacidad en el área de ingeniería y nacionalización de partes; reestructuró su equipo comercial e invirtió fuertemente en procesos industriales.

“Empezamos a multiplicar opciones de carrocerías en diferentes fabricantes de chasis como Volvo, Scania, MAN, Volkswagen, seguimos con Mercedes-Benz y luego se presentó el caso de Dina”, recordó el directivo al ser entrevistado en sus oficinas.

Con extensa gama de carrocerías Marcopolo, los clientes tienen más opciones para la adquisición de vehículos de transporte de pasajeros, por lo que “tenemos que luchar más por conquistar su confianza”, destacó.