Medidas para la nueva normalidad en el transporte público

por | 17 Jul 2020 | Autobuses | 0 comentarios

En el diseño futuro de las unidades de transporte público es muy probable que no sólo se considere cómo brindar una mayor capacidad, sino también cómo evitar o reducir el contacto entre los pasajeros, ya que este espacio es de alta transmisión del coronavirus si no se tienen las medidas adecuadas de higiene.

Las rutas tienen que ser rediseñadas para evitar los transbordos de los usuarios y evitar infecciones cruzadas con múltiples destinos y orígenes, considera el Instituto Mexicano del Transporte (IMT).

El ascenso y descenso de pasajeros tomará más tiempo, ya que se debe mantener una sana distancia entre los pasajeros, por lo que probablemente deben considerarse ciclos con tiempos de viaje más largos en las rutas de transporte público.

En el análisis “La nueva normalidad: Una Prospectiva para el Transporte y Actividades Conexas”, de Roberto Aguerrebere y Juan Fernando Mendoza, del IMT, señalan que en China, han colocado líneas marcadas en el piso de las unidades de transporte, las cuales muestran el lugar se puede parar los pasajeros para asegurar una sana distancia. 

En México, el Gobierno federal ha establecido que se deben colocar marcas en el piso con separación para cada pasajero en el área de espera, en las paradas y en las terminales. El área de espera debe indicar la capacidad máxima del transporte y los horarios del mismo.

Algunas ciudades del mundo han planteado duplicar el número de unidades para el transporte público para evitar aglomeraciones y asegurar la sana distancia. Esta medida y todas las demás acciones que garanticen la sanidad del transporte público, son gastos adicionales para las empresas, las cuales tienen que asumir dichos costos y finalmente trasladarlos al usuario. Por lo que un alza de precios bajo este escenario sería necesaria, a menos que existan subsidios cruzados de otras actividades o agentes económicos.

En muchas ciudades, el transporte público tiene una variación del precio según el tipo de servicio utilizado (metro, autobús, tranvía, etc.), la hora del día viajado y la distancia recorrida. La factibilidad de estas acciones podría analizarse en México, ya que permitirán dosificar la demanda de pasajeros y evitar las aglomeraciones en las estaciones y en las unidades del transporte público.

Las medidas para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas, implementadas en algunas ciudades durante la pandemia han llegado para quedarse. Para una idónea operación del transporte público se debe asegurar cumplir con los siguientes aspectos:

  •         El cobro debe ser automatizado mediante la utilización de tarjetas electrónicas, digitales o compra electrónica de boletos mediante sitios web.
  •         Limpieza de estaciones, vehículos y lugares de trabajo para minimizar la contaminación de superficies (por ejemplo, limpieza con vapor, desinfectantes).
  •         Contar con puntos para el lavado de manos dentro de las estaciones del transporte público.
  •         Proveer gel antibacterial en estaciones y unidades del transporte público para los usuarios.
  •       Modificar los equipos para la calefacción, la ventilación y el aire acondicionado para reducir la propagación de la contaminación, mediante la utilización de filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air) en las unidades de transporte.
  •     Rediseñar la infraestructura y los vehículos, mediante la colocación de barreras para evitar que, el chofer y los expendedores de boletos, tengan contacto con los usuarios. En Suiza, por ejemplo, los pasajeros de autobuses sólo pueden abordar por la puerta trasera.
  •       El personal de limpieza y vigilancia debe utilizar Equipo de Protección Personal (EPP), tal como, guantes, cubrebocas y mascarillas durante todo el turno de trabajo. El equipo debe estar en función de la actividad que desempeñan
  •     Los usuarios deben usar cubrebocas en todo momento, cubriendo también la nariz, y tratando de asegurar una sana distancia entre pasajeros. Nueva York y Singapur han hecho obligatorio el uso de cubrebocas en el transporte público y, recientemente, México.
  •       Los botes de basura deben tener pedal para abrirse, evitando así que los usuarios entren en contacto con su superficie.
  •     Los usuarios no deben ingerir alimentos durante su viaje en el transporte público urbano. En el caso de trayectos largos de transporte interurbano, se sugiere hacerlo con precaución.
  •     Los empleados de supervisión no deben compartir el uso de los dispositivos de comunicación, Equipos de Protección Personal (EPP), audífonos ni teléfono celular.

Los Sistemas Inteligentes para el Transporte (ITS, por sus siglas en inglés) deben tener un rol importante para la gestión del transporte público en diferentes aspectos, tales como:

  •         Proporcionar información al usuario en tiempo real para planear su viaje.
  •         Monitorear la frecuencia y la capacidad de las unidades e informarla a los usuarios.
  •         Monitoreo de pasajeros para detectar pacientes potencialmente enfermos, con escáneres de medición de temperatura.
  •         Promover campañas de concientización para la protección de la salud de los pasajeros en todo momento.
Tags: autobuses, Instituto Mexicano del Transporte (IMT), Transporte público

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *