En la Cumbre de Alcaldes del C40 que se realiza del 30 de noviembre al 2 de diciembre en la Ciudad de México, la armadora sueca destaca que la renovación de la flota del transporte público con autobuses eléctricos y híbridos ofrece una oportunidad única para el medio ambiente.
Durante un año un autobús híbrido disminuye 30 toneladas de CO2, mientras un autobús eléctrico usando energía renovable puede disminuir 90 toneladas de CO22.
Hasta el momento, la Ciudad de México ha desplegado 550 autobuses (el 70% de los cuales son marca Volvo5) en los 120 km del sistema de autobuses BRT, contando así con un sistema de transporte de alta calidad que brinda un servicio rápido, cómodo y rentable. Otro paso adelante es el anuncio del nuevo corredor de autobuses eléctricos en el Eje 8 Sur, el cual contara con 100 unidades para el 2017.
Håkan Agnevall, presidente de Volvo Bus Corporation, dijo: “La Ciudad de México está tomando medidas positivas para solucionar los problemas de transporte al impulsar el sistema de autobuses BRT. Al ser ecológicos y cómodos, creemos que los autobuses eléctricos son el futuro de los sistemas de transporte público urbano”.
En la Cumbre se exponen cuáles serían las acciones que urgen para paliar los niveles inaceptables de contaminación que afectan a las grandes ciudades. Académicos, planificadores urbanos y expertos trataran temas como la eficiencia energética, el transporte con baja emisión de carbono y la resiliencia al cambio climático, entre otras cuestiones relacionadas con la sostenibilidad.
Los habitantes de la CDMX hacen más de 6 millones de viajes cada día en los 25,000 autobuses de la red del transporte público.
Los autobuses eléctricos modernos también son silenciosos y pueden estar equipados con servicios adicionales de conectividad. Las últimas tecnologías de autobuses eléctricos permiten a los planificadores urbanos aplicaciones innovadoras paraderos interiores de autobuses en desarrollos habitaciones y equipamientos.