Sistemas inteligentes, aliados de la seguridad en el transporte público

por | 6 Feb 2019 | Autobuses | 0 comentarios

En el último año, el robo en transporte público en la Ciudad de México se incrementó 25% (microbuses, combis y camiones), llegando a tener un promedio de 10 asaltos por día, de acuerdo con datos de la Procuraduría de Justicia capitalina, por lo que hoy es necesario incrementar los niveles de seguridad, mediante herramientas tecnológicas que ayuden a reducir el número de delitos.

Una de estas opciones es la implementación de cámaras de red, las cuales se han convertido en aliadas de la seguridad, y que constan de sistemas inteligentes que pueden desde aumentar la protección dentro de los vehículos, hasta mejorar la seguridad en el embarque y el descenso de los pasajeros, así como el comportamiento del conductor y reducir el costo de mantenimiento de la vía pública.

Los avances de las cámaras de red a bordo significan que la videovigilancia ahora puede integrarse de manera efectiva en el transporte público, como se muestra en un informe reciente publicado por la Unión Internacional de Transporte Público (UITP por sus cifras en francés) y Axis Communications, sobre las tendencias en videovigilancia en el transporte público.

Dicho documento, señala que actualmente, en comparación con 2015, el número de redes de transporte público con únicamente cámaras analógicas ha disminuido al pasar del 25% al ​​18%, gracias a que las actualizaciones y las nuevas instalaciones son cada vez más digitales. De ahí que el cambio hacia los sistemas de videovigilancia digital se hace evidente con el 82% de las empresas de transporte que tienen un componente digital en sus sistemas.

Francisco Ramírez, Country Manager de Axis Communications, advierte que otra de las ventajas de usar esta Proveedores de vigilancia es la iluminación que aporta. Por ejemplo, «un desafío del sector es que las compañías de transporte de larga distancia, ya sea que operen autobuses o trenes, muy a menudo apagan las luces durante los viajes nocturnos para facilitar el descanso de los pasajeros, lo que lamentablemente puede crear una excelente oportunidad para que se lleve a cabo alguna actividad ilícita».

Explica que para atacar este problema, las cámaras a bordo deben ver más de lo que el ojo humano puede ver; incluso en la oscuridad. Hoy en día, las Proveedoress avanzadas de procesamiento de imágenes incorporadas en algunas cámaras permiten representar y detectar objetos de interés con colores reales, aunque existan condiciones de poca luz.

«Una de las ventajas que proporcionan estos sistemas de videovigilancia son imágenes nítidas, tanto en tiempo real como en grabaciones; además, acompañado de las plataformas de videovigilancia, se puede tener acceso a la información desde cualquier parte y momento, con activación de alertas y alarmas en caso de incidentes, brindando entornos de transportes más seguros.

Entre otros beneficios, destaca el valor de la analítica, debido a que las cámaras de red pueden integrarse con aplicaciones de análisis, permitiendo a las empresas de transporte acceder a datos valiosos sobre el número de pasajeros.

Agregó que actualmente, las cámaras a bordo se han vuelto esenciales para la seguridad en el transporte, ya que en combinación con el análisis inteligente, las nuevas aplicaciones pueden hasta detectar equipaje o personas sospechosas y proporcionar información sobre la ocupación de los pasajeros.

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *