La implementación de autobuses Volvo equipados con el sistema de seguridad de zonas (Safety Zones) en Curitiba, redujo 50% los accidentes en la ruta de transporte público más concurrida de la ciudad brasileña, la cual cuenta con 80 unidades.

La solución de conectividad de Volvo Buses que utiliza tecnología GPS para controlar activamente las velocidades del autobús en zonas de alto riesgo o en áreas críticas, es una de las diversas innovaciones que la ciudad ha adoptado para desarrollar su sistema de transporte público. Curitiba fue la primera ciudad del mundo en adoptar carriles especiales para autobuses de servicio exprés, conocidos como BRT. Hoy la red incluye seis corredores de este tipo.

El corredor norte de tránsito rápido (BRT), operado por Urbanización de Curitiba (URBS), empresa propiedad del gobierno local que administra el transporte público en la ciudad, trazó ocho zonas de seguridad, donde las velocidades máximas oscilan entre 20 km / h y 60 km / h, dependiendo del riesgo de accidentes.

Ogeny Pedro Maia Neto, presidente de URBS, afirmó que con la incorporación de Safety Zones en este corredor, tecnología introducida por primera vez en marzo de 2018, el sistema ha provocado un 50% menos de accidentes, principalmente colisiones con automóviles.

“El control automático de velocidad de Volvo se ha convertido en una característica clave de seguridad. Reduce el riesgo de accidentes en lugares donde la dinámica del tráfico requiere atención adicional. Esto es especialmente importante en áreas con muchos automóviles y peatones, que a menudo no están familiarizados con el funcionamiento de las autopistas de autobuses”, dijo.

Otras de las rutas que ha incrementado los niveles de seguridad en la ciudad de Brasil es Auto Viação Redentor, una de las 10 compañías que operan el servicio de transporte público en Curitiba. Sirve principalmente a la región sur que está conectada al norte por los carriles BRT.

La empresa tiene 300 autobuses, 108 son articulados y biarticulados de la marca Volvo. Un total de 30 unidades están equipadas con Safety Zones.

“Antes de implementar la nueva tecnología, habíamos trazado las áreas de mayor riesgo e informado a nuestros conductores, pero no teníamos forma de interactuar con los vehículos. La tecnología de Volvo nos permite hacer eso», señaló Angelo Gulin Neto, director de Auto Viação Redentor.

Con una red de autobuses que transporta 15 millones de pasajeros por mes, existen variedad de desafíos para mantener la seguridad vial en Curitiba. Estos riesgos incluyen peatones desatentos con los ojos pegados a sus teléfonos celulares y ciclistas que cruzan los carriles de autobuses de BRT. Incluso los vehículos autorizados, como ambulancias y vehículos policiales, exigen precaución adicional.