Este mes, Santa Mónica se unió para experimentar por primera vez  la potencia limpia, ecológica, del primer autobús eléctrico GILLIG, alimentado por baterías Cummins.

Todos, desde los pasajeros locales hasta los funcionarios del gobierno, pudieron experimentar lo último en innovación de tránsito eléctrico. El autobús eléctrico de batería estuvo en exhibición por la ciudad, desde el centro hasta el muelle.

El administrador de la ciudad, Rick Cole, fue una de las muchas personas que viajaron en el autobús y descubrieron de primera mano cómo podría ser la respuesta a un futuro más verde para la ciudad. “Subirse a este gran y hermoso autobús es el camino hacia el futuro”, dijo Cole.

El despliegue del autobús es el primer paso en la transición del sistema Big Blue Bus a una flota de energía limpia para 2030. Los pasajeros pueden experimentar el nuevo autobús sin emisiones en servicio en rutas regulares en Santa Mónica

El bus eléctrico de batería es la última innovación de la asociación entre GILLIG y Cummins, dos de los nombres más respetados en el transporte pesado. Con más de 200 años de experiencia combinada, GILLIG y Cummins tienen una larga historia de colaboración para desarrollar soluciones de energía para aplicaciones de tránsito.

Los paquetes de baterías Cummins se diseñaron específicamente para autobuses GILLIG y cuentan con un diseño de sistema de fuente única para motor de accionamiento, sistema de administración de batería y almacenamiento de energía.

“La respuesta de los conductores al nuevo autobús ha sido excelente”, dijo Héctor Calvinisti, Coordinador de Capacitación de Tránsito en Big Blue Bus.

“Están realmente sorprendidos de lo bien que funciona en nuestro paisaje de movilidad, especialmente cuando sube montañas. La tecnología realmente ha avanzado en los últimos años, por lo que somos muy afortunados de poder trabajar con el autobús”, añadió.