Los cimientos de lo que hoy es la cultura de seguridad vial de Grupo Bimbo se colocaron desde 1952 cuando sus directivos implementaron planes y normas en este rubro, los cuales se desarrollaron gradualmente y están consolidados en la actualidad en la certificación ISO 39001:2012.
Víctor Márquez, gerente de operaciones de Grupo Bimbo, afirmó que mejorar la seguridad es un cambio lento que requiere de acciones integrales como ocurrió en esta empresa que ahora es la única en su tipo en obtener dicha certificación.  La capacitación constante a los operadores de vehículos y la motivación a través de reconocimientos a su labor son base para lograr altos estándares en el servicio de distribución de los productos de Grupo Bimbo.
 
Del 2011 al 2016, Bimbo capacitó a 13,723 conductores durante un total de 439,136 horas. Los requisitos para ser operador de un vehículo en esta empresa son muy estrictos y han sido establecidos bajo normas y condiciones muy específicas para lograr la más cuidadosa selección de conductores.
 
En su participación en el 3er ciclo de conferencias sobre seguridad vial, en el marco de la Expo CESVI 2017, comentó que además de un examen teórico-práctico de manejo, los operadores deben participar en el Taller del Conductor Profesional (capacitación que se actualiza cada dos años) y obtener una licencia de manejo interna.
Estas acciones junto con programas que refuerzan este aspecto y premios para quienes llevan años sin accidentes, así como el uso de herramientas como cámara y alarma de reversa en los vehículos, alarma del cinturón de seguridad y controladores de velocidad, han permitido que el modelo de seguridad vial evolucione.