Analizan en el Senado pros y contras sobre el uso de fulles

por | 4 Mar 2020 | Camiones | 0 comentarios

Ante la propuesta del senador Ricardo Monreal de Morena de prohibir la circulación de tractocamiones doble remolque en las autopistas y carreteras federales del país, funcionarios,  transportistas y  representantes de la  sociedad civil opinaron sobre el tema.

La mayoría de los participantes en la mesa de diálogo “Doble Remolque: Equilibrando el desarrollo económico y la seguridad vial”, organizada por la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado de la República, destacaron que  los siniestros podrían aumentar de incrementarse el número de tractocamiones de configuración sencilla.

Jorge Eduardo Arreola Cavazos, jefe de la Unidad de Competitividad y Competencia de la Secretaría de Economía, apoyó la postura de organismos del sector, como la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP) y la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), al puntualizar que la siniestralidad más alta en las carreteras se da en vehículos configurados con un solo remolque.

Resaltó que, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Transporte (IMT), por cada 100 millones de toneladas-kilómetro que se desplazan en un vehículo doblemente articulado, se generan 0.94 accidentes; mientras que los de configuración sencilla aportan 1.01 siniestros.

Añadió que eso refleja que la siniestralidad por tonelada-kilómetro que se desplaza en las carreteras es más alta cuando la mercancía se desplaza en vehículos que tienen un solo semirremolque.

Destacó que la mortalidad es 40% más alta en la configuración sencilla, respecto a al doblemente articulado al transportar la misma carga.

Señaló que en 2018 se movieron 261 mil millones de toneladas-km de carga en México, de los cuales el 50% fue a través de configuraciones sencillas y el 26% en camiones doble remolque.

Con ello coincidió Alex Theissen, presidente de la ANTP, quien afirmó que el 60% de los accidentes carreteros son ocasionado por vehículos ligeros; mientras que el full únicamente participa en el 4% de accidentes viales.

Según pruebas de frenado realizadas en 2016 por el IMT entre un camión convencional y un full, con todos los aditamientos de seguridad, estos últimos frenan a menor distancia.

Agregó que los accidentes obedecen a múltiples factores, no sólo a las características de los tractocamiones y a la carga. Afirmó que el único vehículo al que se le exigen características tecnológicas modernas es al full, “pero es el que menos porcentaje de accidentes causa”.

Enrique González Muñoz, presidente nacional de Canacar, opinó que la seguridad vial no se trata de una configuración, sino de modernizar la flota, cumplir normas y fortalecer semilleros de operadores.

“La obsolescencia de la flota de vehículos de carga es lo que golpea a la seguridad vial. No a la prohibición, sí a la regulación del doble remolque», planteó.

Apuntó que se debe buscar una solución integral para garantizar la seguridad vial en las carretas, por lo que los transportistas son los más interesados en la materia, por ser quienes laboran en ellas todos los días.

Por ello, es necesario generar centros de formación de conductores, “porque llevan abasto, exportación y la vida de otras personas”. Llamó a otras organizaciones a modernizar los parques vehiculares debido a que hay camiones de 1970 en circulación que ya no son seguros.

Contrario a estas posturas, Lucy Meza, senadora de Morena, enfatizó que los camiones doble remolque son “verdaderas máquinas de muerte”, ya que ocasionan que más de mil 460 personas pierdan la vida anualmente en el país, al ser aplastadas, volcadas o impactadas por estos vehículos.

Héctor Gandini, representante de la Sociedad Civil, demandó la prohibición de de estos vehículos, pues causan pérdidas humanas, y en aspectos mecánicos y físicos, considera que el doble remolque no es un transporte que pto para las carreteras de este país.

Rafael Ortiz Pacheco, presidente de la Alianza Mexicana de Organizaciones de Transportistas (Amotac), hizo un llamado a vigilar las normas, especificamente la NOM 012 sobre Pesos y Dimensiones.

Salomoìn Elnecavé Korish, director general de Autotransporte Federal (DGAF), de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), aseguró que el problema radica en el incumplimiento de las normas básicas que debe seguir el transporte de carga, esto es, cuando no se respetan las dimensiones, capacidades máximas y límites de velocidad, es cuando aumenta el riesgo de siniestralidad.

En la mesa de diálogo, también participó Miguel Elizalde Lizárraga,  presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), quien destacó la calidad de la fabricación de esta industria a nivel mundial, y reiteró que los asociados promueven el uso de dispositivos de seguridad en todos los vehículos.

Tags: Alianza Mexicana de Organizaciones de Transportistas (Amotac), Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), Camiones y Tractocamiones (ANPACT), Comisión de Comunicaciones y Transportes, Doble Remolque: Equilibrando el desarrollo económico y la seguridad vial”, Senado de la República, sociación Nacional de Productores de Autobuses

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *