El Presidente Enrique Peña Nieto inauguró el Libramiento de Acambay en el Estado de México, una carretera de altas especificaciones con conectividad hacia Querétaro y Nuevo Laredo con longitud de casi 14 kilómetros.
El Libramiento requirió una inversión total de 756 millones de pesos, consta de dos carriles de circulación, tres viaductos y un entronque, y beneficiará a más de 14 mil vehículos que circulan diariamente por la carretera federal 55 y reducirá los tiempos de recorrido en 30 minutos.
El Secretario de Comunicaciones y Transporte, Gerardo Ruiz Esparza detalló que el Libramiento permitirá que el tráfico pesado de largo itinerario ya no cruce por las calles de la ciudad, propiciando con ello seguridad para sus habitantes, menos congestionamiento de tráfico, así como menos desgaste de las calles de la cabecera municipal, reducción de emisiones contaminantes, menos ruido y mejora, sin duda, la calidad de vida de los habitantes de la región.
En febrero, el día 5, se concluirá el Distribuidor Vial en la Calle 5 de Mayo y Prolongación Salvador Díaz Mirón, en Metepec, y el 20 de febrero se terminará también la segunda etapa del Distribuidor Alfredo del Mazo, con lo que se le da una amplia conectividad a la capital del Estado y a su zona conurbada. Además de la ampliación del Arco Norte, la Toluca-Atlacomulco y la Atizapán-Atlacomulco.
El Presidente Peña Nieto mencionó que actualmente el gobierno federal tiene más de 4 mil 600 obras de comunicaciones en el país y precisó que en su administración se construirán 46 nuevas autopistas con más de tres mil kilómetros y se modernizarán alrededor de cuatro mil kilómetros de carreteras federales.