La ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) resultará favorable para el autotransporte de carga mexicano; sin embargo,  Martín Rojas, representante en América de la International Road Unión Transport (IRU), advirtió que para lograr un “terreno parejo”, el Capítulo 7 será clave para fortalecer a las compañías del sector en ambos lados de la frontera.

El Capítulo 7, sobre administración aduanera y facilitación del comercio, fue uno de los primeros temas en los que se logró un consenso durante el proceso de re-negociaciones del TLCAN, ahora TMEC.

Como parte de este capítulo, de acuerdo con la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), se acordaron tres pilares:

1.- Reafirmar derechos y obligaciones de las partes, en línea con el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio (AFC) de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

2.- Minimizar los costos del comercio exterior y facilitar los procedimientos de importación, exportación y tránsito de mercancías.

3.- Adoptar medidas adicionales sobre facilitación al comercio determinadas a través del establecimiento de un comité.

Este capítulo, según la firma consultora Deloitte, prevé la publicación de información relativa a:

• Procesos de importación, exportación o tránsito.
• Documentación que se requiera para realizar operaciones de comercio exterior
• Leyes, regulaciones y procedimientos que se requieren para realizar las operaciones de comercio exterior
• Aranceles, impuestos, cuotas y cargos aplicables a las operaciones de comercio exterior
• Información de contacto de servicios de información
• Procedimientos y soporte legal para emisión y uso de licencias aduanales
• Responsabilidades, obligaciones y beneficios de quienes realizan operaciones de comercio exterior
• Procedimientos de autocorrección

Para Martín Rojas, el desafío de la parte mexicana está en empujar al transporte mexicano como un sector fuerte y capaz como el norteamericano.

“Tenemos que seguir creciendo las alianzas entre empresas de los dos países. En ese ambiente va ser más fácil trabajar en un marco regulatorio en el que puedan competir las empresas que tengan la capacidad de hacerlo en cualquier país”, sostuvo.

Dijo que la modernización del parque vehicular y la adecuada implementación de las normas será determinante para poder aprovechar las oportunidades.

Recalcó que hay empresas individuales que cumplen con todo el sistema regulatorio americano, oero son la minoría. “El sector debe comprometerse en ser más competitivo y eficiente, porque de eso va este acuerdo”. Declaró que las oportunidades están y dependerá de cada parte aprovecharlo.

De acuerdo con el Departamento del Transporte de Estados Unidos (DOT por sus siglas en inglés), la mitad de la carga que se mueve por camión en aquel país, lo trasladan los transportistas privados. El resto es público federal; no obstante, la tendencia muestra un creciente nivel de participación del sector privado, y se espera que, con la entrada en vigor del T-MEC, la tendencia se eleve considerablemente.