La entrega de mercancías al cliente final representa el último eslabón de la cadena de distribución; es una de las etapas más desafiantes de la logística en el mundo actual, donde la densidad vehicular, la ordenación urbana y la contaminación son factores incontrolables que pueden impactar hasta en el 30% de los costos logísticos de una empresa.

David Martínez, general manager Intra MX Service de Transplace, compañía de servicios 3PL, afirmó que el suministro de la mercancía al último punto de venta es uno de los elementos que puede verse afectada por variables que generan ineficiencias en los tiempos de entrega y mayores impactos al ambiente. De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la distribución urbana puede generar hasta un 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero y hasta el 50% del consumo de combustible en una ciudad.

Para hacer frente a esos factores, donde la tecnología juega un rol importante, empresas afiliadas a la Asociación Nacional de Transporte Privado, como Bimbo, Estafeta y Grupo Modelo, entre otras, buscan hacer más eficientes sus entregas en las ciudades con modelos de distribución para optimizar los tiempos, el consu- mo de combustible de las flotas, elevar la productividad de los operadores, y al mismo tiempo cuidar el medio ambiente.

Laboratorio viviente
Para mejorar el proceso de reparto en la última milla, Grupo Bimbo junto con Jumex, Heineken y Bonafont, participó el año pasado en el proyecto Urban Logistics Living Lab (Laboratorio Viviente de Logística Urbana) en Querétaro, con el cual la panificadora obtuvo mejoras en más del 40% en la distribución.

Rodolfo Álvarez, gerente de estudios técnicos de Bimbo, explicó que en este laboratorio participaron 12 vehículos de la compañía, con los cuales se identificaron áreas de oportunidad en tiempo real y se hicieron correcciones en el momento, gracias a que en cinco unidades se usó un servicio de telemática, y con los datos obtenidos se optimizó el reparto en una zona de un kilómetro cuadrado del centro histórico de Querétaro.

E-commerce
El crecimiento del comercio electrónico en 2018 alcanzó un valor por 396 mil millones de pesos, 20% más con respecto al año anterior, de acuerdo con la Asociación de Internet .MX. Ese repunte, ha hecho que empresas como Estafeta, enfoquen sus estrategias en acelerar la logística para hacer entregas más ágiles. En este caso, el reto es pasar de 24 horas a realizarlas el mismo día.

Jesús García, director de operaciones, reconoció que con el comercio en línea han crecido dos dígitos sus operaciones, por lo que es un nicho al que apostarán fuertemente en los siguientes años, y el reparto en la última milla es clave para lograrlo.
Para ello operan el servicio de envíos “verdes”, para ofrecer a los clientes entregas más rápidas mediante bicicletas eléctricas para cubrir rutas cortas y de alta demanda, las cuales se combinan con vanes de motores ecológicos, para mayor facilidad en las maniobras en calles angostas.

Otra de las claves es contar con una flota que cubre varios medios de transporte: alrededor de 4 mil unidades, entre bicicletas, autos, camiones, tractocamiones dobles remolques y aviones; casi el 70% son para uso en las ciudades.

Llegar a cada rincón
Para Grupo Modelo el desafío principal en la distribución de sus productos es soportar el crecimiento de la compañía, “estando en cada uno de los rincones de México, nos dará mayores volúmenes en ventas”, manifestó Víctor Kortenhaus, director regional de logística y sustentabilidad de la firma cervecera.

Agregó que contar con un canal de ventas extenso, que incluye 247 centros de distribución en el país y una flota de 3 mil 300 unidades de reparto urbano, con un movimiento anual de aproximadamente 50 millones de hectolitros, les da una ventaja competitiva. La organización se basa en el modelo DPO (Distribution Process Optimization), enfocado en una correcta ingeniería de ruta, con el fin de reducir costos de almacenaje.

Tendencias
Pank Bedaux, director de Miebach Consulting, expuso que el transporte en la última milla se verá transformado a mediano plazo de la siguiente manera:
• Uso de vehículos eléctricos de reparto de menor tamaño, que operan apoyados por almacenes urbanos exclusivos.
• Circulación y preentrega nocturna. Los vehículos entrarán por la noche en los centros urbanos y dejarán estacionada la caja del camión como almacén urbano. UPS ha realizado pruebas piloto en varias ciudades europeas.
• Entrega desasistida nocturna. Los transportistas cuentan con las llaves de los clientes y realizan una entrega nocturna, evitando el tráfico diurno.
• Soluciones de crowdsourcing específicas (servicio colaborativo de terceros) para la entrega domiciliaria. Hay iniciativas en marcha, como las de Amazon o Uber.
• Entrega domiciliaria a través de robots.
• El desarrollo de las SmartCities, que engloban varios conceptos anteriores para mejorar la circulación en las urbes, a través de la colaboración público-privada.