TomTom Telematics reveló que 54% de los conductores de autotransporte de carga invierten más de dos horas mensuales para registrar y enviar sus informes de kilometraje al no contar con la tecnología adecuada.

Ese tiempo podría destinarse a mejorar su rendimiento o en actividades más productivas, como el monitoreo del funcionamiento del vehículo.

Ante esa práctica, la firma especializada en gestión de flotas resalta las bondades de la telemática y otras soluciones que optimizan tiempos y recursos, tanto en campo, como en la oficina.

En carretera
Cámaras. En el autotransporte sirven para la conducción segura, al proporcionar tomas exteriores con alta definición y visión nocturna. Con ello, se reducen las probabilidades de accidentes y se afianza la productividad.
Por otra parte, las cámaras al interior de un remolque funcionan para supervisar el estado de la carga y en las cabinas se analiza el modo de conducción de los operadores y determinar a quiénes les hace falta capacitación.
Respecto a los avances en la materia, destaca la capacidad para conectarse a sistemas GPS en tiempo real.

Tablero de instrumentos. Los vehículos pueden alertar a tiempo a los conductores sobre un riesgo inminente de manera oportuna, previniendo accidentes. Los sensores en esta parte de las unidades tienden a ser cada vez más sofisticados, ya que informan de inmediato sobre el estado del motor, la temperatura, filtros, etc.
Una de las claves de la productividad en el transporte está en la previsión.

Dispositivos para disuadir el robo. Para prevenir el hurto de las unidades y proteger a los conductores, se han desarrollado dispositivos que disuaden los robos ejecutando protocolos de seguridad adaptados a las empresas que inmovilizan la unidad o modifican la velocidad.

En oficina
Telemática para la automatización. Los conductores ya no tendrán que ingresar manualmente sus horas o que el gestor de flotas haga una relación de las rutas para su facturación. Para tal efecto, están las soluciones telemáticas que, automáticamente realizan estas y otras tareas como rastreo de la ubicación, medición de consumo de combustible, etc.

Digitalización de tareas administrativas. En Latinoamérica, el autotransporte de carga se actualiza debido a los avances tecnológicos que la logística 4.0 implementa para mejorar sus procesos y tiempos de entrega, por lo que el traslado por tierra se auxilia cada vez más de software y apps para dinamizar los flujos de trabajo. Esto permite márgenes más atractivos de tiempo y dinero, además de reducir errores humanos.
Los Enterprise Resource Planning (ERP), en el ramo se han vuelto un fundamentales para la planificación de los presupuestos empresariales y ayudan a tomar mejores decisiones, por mencionar un ejemplo.

Economía colaborativa. Para evitar el regreso de vehículos vacíos y la consecuente pérdida para las empresas de transporte, la tecnología de bolsas de carga recurre a la economía colaborativa para conectar a gestores de flotas de camiones con empresas logísticas que necesitan del envío de mercancías, al lugar de origen de las unidades.
Las metas por alcanzar, la competencia y la regulación impulsan los cambios tecnológicos en la gestión de flotas, por lo que, sin importar el tamaño de la empresa de transporte, la implementación de este tipo de tecnologías es prioritaria si se desea permanecer en el mercado e incrementar la productividad.