A finales de este año la fábrica de camiones Freightliner en Santiago Tianguistenco, Estado de México cumple su 50 aniversario, tiempo en el que ha ensamblado 500 mil vehículos de la marca, ha ganado ocho veces la Copa Presidente y obtenido varias certificaciones. Ahora, produce el Nuevo Cascadia y espera un 2019 similar al 2018 cuando logró construir 46 mil unidades, un 8% más que en 2017.

Flavio Rivera, presidente y director general de Daimler Vehículos Comerciales México (DVCM), acompañado de Craig Redshaw, director de Daimler Planta Santiago, dijo que la calidad y los procesos de la planta, además del trabajo de sus colaboradores son piezas claves para tener dichos logros.

Agregó que Craig Redshaw “le ha dado dinamismo, un enfoque muy claro, una visión de mediano y largo plazo (a la planta)… En DVCM es una satisfacción muy grande contar con una planta tan flexible, versátil, de altos niveles de calidad”.  

En conferencia de prensa, Humberto Santos, director de Producción, precisó que el 70% de los vehículos que ahí se fabrican son Clase 6, del modelo M2, destinados a la exportación a Estados Unidos, Canadá, algunos países latinoamericanos y del Caribe,  y el resto es Clase 8, de los modelos Columbia, Coronado, Cascadia y ahora Nuevo Cascadia.

De éste último, dijo que se han producido 14 unidades de enero a la fecha, y que aún no tienen el pronóstico de cuántos podrán fabricar durante el año de este modelo. En total, para 2019, estima un crecimiento similar al del 2018 cuando reportó 8% respecto a 2017.

Con base en estas cifras, la participación de mercado de la marca Freightliner ha llegado a 40% de Clases 6 a 8 durante 2018. En Planta Santiago laboran 2 mil 936 personas, en tres turnos. La capacidad es de 196 unidades diarias, 990 a la semana.

Rivera Mejía comentó que en los primeros dos meses del año la comercialización de unidades se ha visto con un movimiento lento, no ha tenido el dinamismo que se hubiera esperado por los cambios en regulaciones ambientales y en la administración federal. Sin embargo, “es una realidad que el mercado está en una condición estable, si comparáramos este resultado contra el del 2018, estos dos primeros meses, pues prácticamente estamos en el mismo nivel.

Y, por otro lado, lo que es una realidad, platicando con los transportistas hay optimismo, la industria del transporte se ve con posibilidades de mantener los niveles del 2018 y, por qué no, pensar inclusive en el crecimiento; hay algunos factores que esperamos que favorablemente se den para que esto suceda”.