Cummins ha vendido su primera pieza de metal creada en una de sus propias impresoras 3D con lo que la empresa da un paso significativo en el potencial de la fabricación aditiva.

La doble estrategia de Cummins para la fabricación aditiva es parte de la visión de la empresa en la Industria 4.0, la tendencia de la automatización, la computación en la nube y la tecnología basada en datos que algunos llaman la cuarta revolución industrial.

Actualmente, la empresa tiene una impresora 3D de metal en el Centro Técnico de Cummins en Columbus y tres impresoras en el centro técnico de la compañía dedicado a los productos de posventa en San Luis Potosí, México. Las operaciones de Cummins en SLP incluyen una gran planta de remanufactura.

Los motores y piezas remanufacturados brindan a los clientes una opción de bajo costo en comparación con las piezas y motores nuevos para satisfacer sus necesidades de energía. También requieren mucha menos energía para producir las piezas nuevas.

El centro de tecnología en San Luis Potosí abrió sus puertas en 2017 y la compañía ya ha construido una ampliación para las impresoras. Cummins planea imprimir piezas allí que ya no están disponibles con algún proveedor o que están hechas de forma extremadamente limitada.

Las piezas se pueden hacer más livianas, más fuertes y más efectivas usando la impresión 3D de metal en comparación con las partes creadas usando métodos más tradicionales que emplean moldes, metal fundido y equipos para cortar y dar forma a la pieza con precisión.

La impresión 3D crea objetos tridimensionales de una capa ultra delgada a la vez. Si la parte no sale bien, el diseñador puede simplemente cambiar el archivo de diseño de la computadora e imprimirlo nuevamente; un proceso mucho más rápido que el uso de técnicas de fabricación tradicionales para construir una pieza de prueba.

Finalmente, la tecnología permite a los diseñadores combinar múltiples piezas en un objeto impreso, creando la geometría ideal para evitar fallas potenciales en soldaduras, juntas y ensamblajes de unión necesarios utilizando los métodos de fabricación tradicionales.