Los operadores y los vehículos comerciales son una parte crítica para asegurar que la población pueda tener acceso a medicinas, alimentos y demás insumos fundamentales, incluyendo servicios de emergencia en esta situación que enfrenta el país ante la pandemia del COVID-19.

La Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) considera que es indispensable que los servicios de mantenimiento y abasto de autopartes sigan operando, considerando siempre los protocolos de prevención establecidos por las autoridades competentes.

“Por lo tanto, ante las eventuales declaraciones de emergencia, ya sea a nivel nacional o local, que limiten algunas actividades productivas y en consecuencia requieran el cierre temporal de algunos negocios, solicitamos que las empresas dedicadas al mantenimiento de este tipo vehículos, sean consideradas como parte de una industria de apoyo estratégica y queden excluidas de dichas medidas. 

“Tal y como ha sucedido en otros países que van en etapas más avanzadas de contagio del COVID-19.

“Como parte de esta situación, resulta de la mayor importancia asegurar que industrias, comercios, servicios estratégicos y transportistas, así como la población en general, tengan acceso a vehículos comerciales de carga y pasaje en óptimas condiciones de funcionamiento. 

“Como industria manifestamos nuestra solidaridad con la sociedad mexicana, por lo que nos sumamos a los esfuerzos realizados por los transportistas, para que puedan responder a los esfuerzos requeridos para atender a la población”.