Mobil

Mantenimiento de unidades de última milla: el reto

por | 15 Ago 2022 | Camiones, Proveedores | 0 comentarios

KW

El mantenimiento de las unidades de última milla representa un reto para las empresas porque los vehículos alimentados por diesel presentan periodos prolongados de ralentí. Y el lubricante es esencial.

Y cuando no se atiende el ralentí, las consecuencias en el motor y en la operación son:

  • Menor tiempo de producción; incumplimiento de entregas
  • Drenados de aceite más constantes
  • Mayor costo de mantenimiento y reparaciones
  • Paros inesperados
  • Disminuye la vida útil del equipo
  • Fallas constantes o catastróficas

Rodrigo Irigoyen, gerente de desarrollo de negocios para Valvoline México, y su homólogo Pablo Poveda, para la región de Centroamérica, concluyeron que es determinante controlar el ralentí y dar los mantenimientos adecuados a cada unidad.

En Hablemos Valvoline, Rodrigo Irigoyen mencionó que las unidades de última milla regularmente son pequeñas, recorren de un punto a otro y el motor, prácticamente, siempre está en marcha, aunque la unidad esté parada.

“Las unidades recorren distancias cortas con el motor en marcha y esta condición es constante a lo largo de la vida útil del vehículo”.

Valvoline Premium BlueAl tener en funcionamiento el motor a bajas revoluciones sin avanzar, con paros y arranques constantes, se da un manejo severo al motor.

Ello afecta en mayor degradación del aceite, mayor consumo de combustible. También hay una combustión ineficiente, se genera mayor cantidad de hollín y, por tanto, mayor contaminación del aceite.

Tales condiciones afectan el periodo normal de cambio del lubricante. En el caso de las unidades de última milla, el cambio será considerando las horas de operación y no por kilometraje.

Ese es el caso de los vehículos de transporte de pasajeros; unidades de paquetería o de reparto y aquellas que trasladan mercancías en puertos o aeropuertos.

Para los expertos de Valvoline, el mantenimiento de las unidades de última milla inicia con un diagnóstico que realice un equipo especializado.

El diagnóstico de las unidades incluye también un estudio de la operación. Así, se efectúa un análisis de aceite (viscosidad, oxidación, metales de desgaste; contaminación),  para determinar la especificación y los periodos adecuados de drenado. expertos Valvoline

El segundo paso es obtener productos Premium, como los de Valvoline, los únicos lubricantes endosados por Cummins, que ofrecen valor y rendimiento.

El Valvoline Premium Blue One Solution Gen 2 es ideal para vehículos a diesel, gas y gasolina; tiene especificación CK-4, por lo que debe ser utilizado cuando la unidad tenga filtro de partículas; sistemas SCR y EGR.

Su rendimiento aumenta cuando el diesel tiene de 15 ppm a 500 ppm debido a su excelente estabilidad al PBN, que es el encargado de contrarrestar la acidez del diesel.

Su paquete de polímeros dispersantes hace que el hollín y contaminantes se vayan al fondo del cárter y el aceite sigue limpio, fresco y seco, características que le ayudan a cumplir su propósito de lubricar, enfriar y sellar.

 

Tags: Pablo Poveda, Rodrigo Irigoyen, unidades de última milla, Valvoline, Valvoline Premium Blue One Solution Gen 2

También te puede interesar

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.