La tecnología Eco-Drive integra datos de señales de tráfico con la dinámica del vehículo para proporcionar recomendaciones de velocidad en tiempo real. Esto mitiga las maniobras de conducción severas y, por lo tanto, puede reducir el impacto del movimiento de carga a través de comunidades desfavorecidas.

En un esfuerzo coordinado para adaptarse a la demanda cada vez mayor del transporte de mercancías y al mismo tiempo reducir su impacto en la sociedad, Volvo Trucks colabora ​​con el Distrito de Administración de la Calidad del Aire de la Costa Sur de California en el Proyecto de Demostración de Camiones de Cero Emisiones para reducir los criterios clave de contaminantes, gases de efecto invernadero (GEI) y el uso de diesel.

La primera prueba abre un período de 12 meses de evaluación de la tecnología y refinamiento del diseño para dos conceptos distintos de Eco-Drive que lidera el Centro de Investigación y Tecnología Ambiental de la Universidad de California en Riverside. Uno es un asesoramiento visual integrado y otro de retroalimentación basada en teléfonos inteligentes.

Ambos conceptos de Eco-Drive se evaluarán en arterias cerca de los puertos de la Bahía de San Pedro en el sur de California, y apuntan a reducir las emisiones y el uso de energía para mejorar la salud y la calidad de vida en las comunidades afectadas de manera desproporcionada por el tráfico de camiones pesados.

“En una sociedad cada vez más digitalizada se requieren asociaciones de este tipo. Juntos podemos construir un ecosistema de transporte verdaderamente inteligente, que permita nuestra visión para impulsar la reducción de emisiones, mejorar la seguridad vial y la calidad de vida para las comunidades aledañas”, dijo Pascal Amar, investigador principal del proyecto en el Grupo Volvo.