BRUSELAS, Bélgica.- La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) solicitó un marco de políticas públicas que respalde un sistema de transporte basado en camiones doble remolque o fulles en toda la UE, al ser idóneos para reducir las emisiones contaminantes.

El organismo dijo que tres unidades de este tipo, también denominados de alta capacidad,  pueden reemplazar seis camiones sencillos, reduciendo las emisiones de CO2 hasta en un 27 por ciento.

“La experiencia muestra que los vehículos de alta capacidad son más eficientes y productivos que los camiones convencionales, ya que pueden consolidar el transporte de unidades más pequeñas; consumen menos combustible y producen menores emisiones. Esto los hace más ecológicos que las combinaciones de vehículos estándar”, mencionó Erik Jonnaert, secretario general de la asociación.

Explicó que las primeras normas de CO2 de la UE para vehículos pesados ​​se fijaron recientemente para los años 2025 y 2030, por lo que los fabricantes de camiones se comprometen a hacer su parte para reducir las emisiones. Sin embargo, dijo, estos estándares de eficiencia para nuevos vehículos no serán suficientes para bajar las partículas totales de CO2 del transporte por carretera.

Se espera que la demanda de transporte de carga crezca sustancialmente en las próximas décadas, siendo los vehículos de doble remolque  un medio rentable para hacer frente a los requerimientos, a la par de controlar las emisiones de carbono, sin tener que modificar ni ampliar la infraestructura vial existente en Europa.

Ante esas ventajas, “exhortamos a los responsables políticos a que permitan la introducción de un sistema de transporte de alta capacidad a través de las fronteras», apuntó Jonnaert.

Cabe destacar que los fulles con el Sistema Modular Europeo (EMS), ya están permitidos en Bélgica, Dinamarca, Finlandia, la mayoría de los estados federales alemanes, los Países Bajos, Portugal, España y Suecia. En esos países, las reducciones de CO2 han sido confirmadas en la práctica.