El Otay Mesa II, cuyo costo se estima en 100 millones de dólares, aliviaría la congestión existente y enfrentaría el aumento en la circulación de vehículos de pasajeros y de mercancías entre San Diego y Tijuana

De acuerdo a la Subsecretaría de Infraestructura de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la obra comprenderá una superficie total de 314 mil 773 m2 para la construcción del nuevo cruce internacional y puerto fronterizo, ubicado al este del actual cruce en Mesa Otay.

Cedric Iván Escalante Sauri, subsecretario de Infraestructura, anunció el proyecto al participar en la Conferencia Bilateral México-Estados Unidos para el Desarrollo de la Infraestructura. Informó que está en proceso de liberación el derecho de vía para la construcción de la conexión carretera hasta el nuevo cruce. Para ello se empleará el esquema de concesión vía licitación.

En el evento realizado en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), el funcionario explicó que el Otay Mesa II atenderá las áreas de San Diego, California en EU y Tijuana, Baja California en México.

En el norte del país se ubican 54 cruces fronterizos. La infraestructura usada para exportar bienes por tierra alcanzó, en 2017, un valor de 384 mil 734 millones de dólares a través de autotransporte y 79 mil 944 millones de dólares por tren; 56 por ciento fueron exportaciones de México hacia Estados Unidos y 44 por ciento importaciones.

La zona Tijuana-San Diego (una de las 8 regiones norteñas), la más importante de toda la frontera, atiende al 30 por ciento de los pasos diarios de automóviles, al 38 por ciento de los autobuses y al 30 por ciento de peatones. Por su parte, la zona Nuevo Laredo-Laredo es la más utilizada por los camiones, con alrededor de 2.2 millones de cruces al año.

Las otras regiones son: Mexicali-Calexico, California; Nogales-Nogales, Arizona; Ciudad Juárez-El Paso, Piedras Negras-Eagle-Pass, Reynosa-McAllen y Matamoros-Brownsville.