Ante las controversias del uso o no del doble remolque,  que incluyen temas de seguridad vial y regulaciones, Enrique González Muñoz, presidente nacional de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), propuso crear una Ley General de Transporte que homologue las regulaciones estatales y federales relativos a la prestación de servicios del transporte,  sobre la verificación del peso con el que transitan los vehículos.

También, durante su participación en el Primer Foro Regional sobre el Doble Remolque, organizado por la Comisión de Comunicaciones y Transportes de la Cámara de Diputados, sugirió que además de pensar en sancionar al transportista, los legisladores deben trazar mecanismos en los que se evalué la corresponsabilidad, donde se involucre a usuarios, prestadores y vigilantes del autotransporte de carga.

Afirmó que los vehículos de carga en la configuración doblemente articulada (full)tienen una razón de ser, “que el marco normativo no es el problema, sino su aplicación”, por lo que el prohibir su circulación no es el camino para mejorar la seguridad vial, la cual no depende de una sola configuración, es un tema multifactorial. “Canacar no vino aquí a imponer un criterio, sino a proponer no eliminarlo, sino trabajar en equipo para regularlo adecuadamente”.

Reiteró que, en general, el autotransporte de carga está sobrerregulado, y específicamente este tipo de vehículos están normados bajo estrictos estándares de pesos, dimensiones y condiciones físico-mecánicas; por ello, dijo, el marco regulatorio no es el problema, sino la aplicación de las nomas.

Enfatizó que el autotransporte de carga moviliza más del 80% de todo lo que se produce y comercializa en el país; de esa cantidad, el 35% se traslada mediante camiones doblemente articulados, promoviendo el desarrollo de las industrias automotriz, y energética, entre otras.