En Autotransportes Zonte las prácticas de salud e higiene ante esta contingencia por el COVID-19 ha sido un tema prioritario ya que para la empresa lo más importante es cuidar la salud de su activo más valioso: su personal.

También es fundamental para la empresa mantener la tranquilidad y seguridad de sus clientes de que los productos van a tener todos los controles necesarios para que lleguen a tiempo y con las medidas de higiene que solicitan.

Autotransportes Zonte cumple su responsabilidad y no detiene su operación ya que al transportar productos de necesidad básica (abarrotes, alimentos enlatados, jugos, azúcar), productos de limpieza e higiene (jabones en varias presentaciones) y productos médicos (sueros, bebidas con electrolitos), se considera un eslabón muy importante en la cadena de distribución de estos productos para que lleguen al consumidor.

Con una flota de 280 camiones, 80% de la marca Kenworth, Autotransportes Zonte vigila de cerca que, antes de partir a realizar una entrega, sus operadores aborden un vehículo cuya cabina y camarote hayan sido sanitizados; que se haya tomado la temperatura a los conductores y lleven insumos necesarios para proteger su salud con kits que incluyen gel antibacterial, jabón, toallas, guantes y cubrebocas.

De igual forma, en los patios de la empresa ubicados en Acolman, Estado de México, se han reforzado las medidas sanitarias entre los 58 técnicos de mantenimiento (18 por cada uno de los tres turnos)  y los 70 administrativos.

La empresa transportista realiza las mejores practicas de mantenimiento en sus patios y cuenta con un inventario suficiente de refacciones de todas las marcas, además de contar con equipo de telemetría que les ofrece herramientas digitales para prevenir el robo en carreteras como son rastreo satelital 24/7, monitoreo GPS y reportes en tiempo real.

Desde hace 14 meses, Autotransportes Zonte es miembro activo del Consejo de Mantenimiento y Tecnología (CMT), por lo cual ha aumentado el nivel de mantenimiento que da a sus 280 camiones, 10 de ellos en configuración de full, a fin de privilegiar la seguridad vial.

Entre otros aspectos, las mejores prácticas del CMT subrayan el beneficio de usar componentes originales, incorporar sistemas de monitoreo de la presión de llantas, así como los parámetros de temperatura; usar remolques ligeros fabricados con materiales de alta resistencia o camión con eje retráctil que permite reducir desgaste de llantas, costos de peaje y ahorro de combustible.