Ante las reformas aprobadas contra el outsourcing ilegal, facturación falsa y Ley de Extinción de Dominio que buscan erradicar la defraudación al fisco, socios de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) pidieron a la Procuraduría Fiscal de la Federación (PFF) certeza en el tema.

En reunión con Víctor Manuel Martínez Contreras, subprocurador de la PFF,  José Refugio Muñoz López, vicepresidente ejecutivo del organismo, dijo que los transportistas formales son los principales aliados de la PFF en la lucha contra la delincuencia. No obstante, pidió que, además de endurecer las sanciones y jerarquizar el tipo de delincuentes fiscales, la dependencia debería trazar una estrategia que permita combatir la informalidad.

“Tan estamos a favor de endurecer las leyes, que promovimos que el robo al autotransporte se tipificara como delito grave y como delincuencia organizada. Sin embargo, con estos cambios al outsourcing y facturación lo que hace falta es dar certeza a los formales, y que los preocupados sean los informales”, sostuvo.

Asimismo, los transportistas sensibilizaron al funcionario sobre las condiciones especiales en materia fiscal del sector. Los gastos de un operador se generan desde que se sube al camión. “Hay proveedores que no emiten facturas, o peor aún, nos pueden involucrar en una situación de factoraje falso, involuntariamente. Es ahí donde está nuestra preocupación”.

De ahí que solicitaron al funcionario explicar cuál será el criterio que aplicarán en estos casos, no sólo para empresas del transporte, sino para todas las industrias. “Pedimos certeza”, explicó Bernardo Lijtszain, expresidente de Canacar.

En respuesta, Martínez Contreras recalcó que las nuevas leyes fueron creadas para llegar a los verdaderos líderes del crimen organizado.

Indicó que gracias a trabajos de investigación se han identificado defraudadores al fisco por más de 7.8 millones de pesos. Explicó que se han clasificado a los delincuentes fiscales en función del entramado montado, así como el valor de la defraudación, ya sea por facturación falsa o outsourcing ilegal.

Aclaró que son cuatro los principales tipos de delincuentes fiscales y sus sanciones son:

-No delictivos: Normalmente cumplen en tiempo y forma sus obligaciones fiscales, pero por falta de planeación fiscal u omisiones por error o negligencia, se evita un pago. Para este caso no hay sanción penal, siempre que haya una auto corrección.

-Delincuente básico: Utiliza engaños y defrauda por cualquier monto. La pena es prisión desde los dos meses a nueve años, y aunque no amerita prisión preventiva, se hace uso de sustitutivos de prisión, con opciones alternas.

-Delincuente fiscal grave: Utiliza engaños y mecanismos para ocultar o disfrazar su obligación fiscal, son o pertenecen a empresas que deducen operaciones simuladas (EDOS), consumen facturas falsas o defraudan por más de 7.8 millones de pesos. La sanción puede ser desde 3 meses hasta 13.5 años de prisión preventiva, sin opción a salidas alternas.

-Delincuencia organizada: Entendiéndose como 3 o más personas dedicadas al crimen. No son contribuyentes, su actividad criminal es permanente o reiterada, son o pertenecen a Empresas que Facturan Operaciones Simuladas (EFOS), defraudan más de 7.8 mdp. Se castiga con prisión preventiva desde cuatro hasta 16 años.

Finalmente, la PFF se comprometió a mejorar la difusión de las nuevas leyes y los respectivos criterios de aplicación de sanciones, y garantizó una línea directa con afiliados de Canacar para brindar asesoría personalizada a los socios que lo soliciten.