Un compañero virtual aumenta la seguridad en carretera

por | 18 Sep 2020 | Camiones | 0 comentarios

Los camiones son el pilar de la logística. En Alemania, las tres cuartas partes de todas las mercancías se transportan por carretera. La presión del tiempo, las largas horas de trabajo y los convoyes monótonos son parte integral de la rutina diaria del camionero. Si el conductor se distrae, se cansa demasiado o reacciona con demasiada lentitud, las consecuencias pueden ser desastrosas.

Las funciones de conducción automatizada son clave para evitar accidentes y situaciones peligrosas. Alertan a los conductores y los apoyan en situaciones críticas, y están cada vez más en condiciones de asumir tareas monótonas y fatigosas. Al mismo tiempo, las personas siguen siendo insustituibles incluso en los niveles posteriores de automatización: deben poder tomar el control si es necesario.

¿Cuál es la forma ideal de coordinar la interacción entre el vehículo y el conductor? Este fue el enfoque del proyecto TANGO durante los últimos tres años y medio. TANGO significa «Tecnología para la conducción automatizada, optimizada en beneficio del usuario».

El proyecto se centró en la conducción automatizada parcial y condicional (Niveles 2 y 3 de SAE). Produjo un prototipo de “asistente de atención y actividad”, un compañero virtual que mantiene alerta al conductor, contrarresta la fatiga y hace que la conducción sea lo más agradable posible.

Además de Bosch, que actuó como líder del consorcio, otros participantes del proyecto fueron Volkswagen, MAN Truck & Bus y la Universidad de Stuttgart.

“En el futuro, las fases de conducción manual y automática se alternarán como en una carrera de relevos, la responsabilidad de la dirección pasará del vehículo al conductor y viceversa”, explica el director de proyecto de Bosch, Michael Schulz.

“En la conducción parcialmente automatizada según SAE Nivel 2, el conductor debe estar preparado para intervenir en cualquier momento; en conducción condicionalmente automatizada según SAE Nivel 3, solo cuando sea necesario. El objetivo es mantener las exigencias del conductor al nivel óptimo para que siempre sea capaz de tomar el control ”.

El proyecto de investigación instaló sensores para monitorear el interior y los combinó con métodos de inteligencia artificial. Las cámaras detectan si los ojos del conductor se cierran, si parpadean con frecuencia, si pierden de vista la carretera o incluso si su cabeza se inclina hacia un lado por la fatiga. Los algoritmos inteligentes evalúan las imágenes, las interpretan y lanzan contramedidas.

Pueden ser una advertencia, una oferta para realizar una actividad secundaria como escuchar música o audiolibros, leer correos electrónicos o una intervención activa como frenar.

 

Tags: Bosch, MAN Truck & Bus, proyecto TANGO, Volkswagen

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *