La energía eléctrica utilizada en la planta de ensamble de Volvo en Dublín, Virginia, llamada New River Valley (NRV), es ahora neutral en emisiones de carbono. A partir del pasado noviembre, el 100% de la electricidad de la planta es generada por gas metano producido en 13 rellenos sanitarios en la región.
El combustible basado en energía producida por fósiles utilizados previamente para generar electricidad de la planta NRV en 2013, produjo 40.408 toneladas de dióxido de carbono (CO2). El proveedor de electricidad de Volvo ahora utiliza el gas metano para producir energía para la planta.
El carbono neutral es una pieza fundamental y es un paso importante en el compromiso de la planta NRV con la sostenibilidad. La dirección de la planta y los empleados han trabajado juntos para identificar y poner en práctica varias iniciativas para reducir la huella de CO2 a través de la eficiencia energética. Algunos resultados notables de estos esfuerzos incluyen la captura de calor solar absorbido por paneles exteriores de la planta para proporcionar un calentamiento y la eliminación de luces no necesarias en toda la planta. Estas iniciativas dieron lugar a una reducción de la intensidad energética en un 30%.
“Quiero felicitar a todo el equipo de Volvo New River Valley por sus contribuciones a nuestros valores esenciales de calidad, seguridad y cuidado del medio ambiente, y su trabajo hacia la creación de un futuro mejor para nuestros accionistas, clientes y nuestra gente”, dijo Franky Marchand, Vicepresidente General de la planta New River Valley.