La alianza global tiene el objetivo de incluir vehículos eléctricos y la colaboración con Argo AI para introducir tecnología de vehículos autónomos en los Estados Unidos y Europa, lo que posicionará a ambas compañías para mejorar su servicio a los clientes, su competitividad, costos y eficiencias de capital.

El sistema de conducción automática (SDS) de Argo AI es el primero con capacidad de aprovechar el alcance global de ambos fabricantes de automóviles y tiene el mayor potencial de despliegue geográfico de todas las tecnologías de conducción autónoma hasta la fecha.

El anuncio de los nuevos planes fue realizado por Herbert Diess, director ejecutivo de Volkswagen;  Jim Hackett, presidente y director ejecutivo de Ford, y Bryan Salesky, director Ejecutivo de Argo AI. VW-Ford-Magazzine del Transporte

Ford se convertirá en el primer fabricante de automóviles que usa la arquitectura dedicada del vehículo eléctrico de Volkswagen, Modular Electric Toolkit (MEB), para entregar un vehículo de alto volumen de emisiones cero en Europa a partir de 2023.

Ford espera entregar más de 600 mil vehículos europeos usando la arquitectura MEB durante seis años, con un segundo modelo completamente nuevo de Ford para clientes europeos. Esto es compatible con la estrategia europea de Ford, que implica seguir jugando con sus fortalezas, incluidos vehículos comerciales, crossover y vehículos emblemáticos importados como Mustang y Explorer.

Ford y Volkswagen continúan en el camino en su plan previamente anunciado para mejorar sus respectivas fortalezas en camionetas comerciales y camionetas medianas en mercados globales clave. La colaboración permite que cada marca haga sus propios desarrollos.

Ambas marcas tienen fuertes negocios de camionetas de pasajeros y camionetas comerciales en todo el mundo con modelos populares que incluyen la línea de Ford Transit y Ranger, así como Volkswagen Transporter, Caddy y Amarok.

Dado que ambas compañías esperan que la demanda de camionetas medianas y camionetas comerciales crezca globalmente en los próximos cinco años, la colaboración en estos segmentos clave permitirá que mejores tecnologías y más innovación alcancen a sus respectivos clientes más rápidamente, con una mejor utilización de la capacidad de la planta de Köln-Merkenich, Alemania.