Así es el Centro de Pruebas Meteorológicas de Ford

por | 21 May 2018 | Ligeros | 0 comentarios

Localizado en Alemania, el Centro reúne todas las condiciones climatológicas del mundo bajo un mismo techo, Aquí los ingenieros prueban todos los modelos, desde un pequeño Ford KA+ hasta una Ford Transit de dos toneladas. 
 
Altitudes superiores a las del Mont Blanc, velocidades del viento de hasta 250 km/h, nieve, luz solar intensa y lluvia, son algunas condiciones que se pueden generar al pulsar tan sólo un botón.
 
«Las diversas pruebas en el Centro de Pruebas Meteorológicas permitirán a los conductores de Ford tener la seguridad de que sus vehículos pueden funcionar en cualquier zona climática», comentó Joe Bakaj, vicepresidente de desarrollo de producto de Ford Europa.
 
Con una inversión de 70 millones de euros, las instalaciones cuentan con dos cámaras que pueden enfriarse hasta los -40ºC, calentarse hasta 55ºC, y generar 95% de humedad. Los ingenieros pueden trabajar hasta con diez vehículos diferentes a la vez, las pruebas abarcan confort, seguridad y durabilidad, así como rendimiento eléctrico, frenos, aire acondicionado, potencia de torque, calefacción de la cabina y situaciones de atasco.
 
El Centro de Pruebas Meteorológicas de Ford, está compuesto de varios laboratorios, cámaras y túneles, los cuales, cumplen una función específica para cada vehículo de Ford: 

El túnel de viento 1 para pruebas de inmersión en temperatura caliente y en frío. Funciona con 28 focos de 4.000 vatios que ayudan a simular los potentes rayos solares, con la finalidad de comprobar la rapidez con la que se puede refrigerar la cabina. Este túnel de viento también puede evaluar el ruido interior de la calefacción y el aire acondicionado en diversas condiciones de velocidad, temperatura y nivel de humedad.

El túnel de viento 2, para crear nieve y lluvia, con la finalidad de comprobar su efecto sobre la visibilidad, arranque del motor y el tiempo que se tarda en calentar el interior del vehículo.

El túnel de viento 3 es el laboratorio de altitud, donde los ingenieros pueden probar vehículos con viento de hasta 120 km/h y una altitud de hasta 5.200 metros. Las pruebas de arranque en frío y durabilidad en altitud aseguran que los líquidos del vehículo no estallen cuando se trabajan a una presión más alta.
Este innovador centro complementa sus pruebas en Ford Lommel, Bélgica, lugar que aloja una pista para prueba de baches, prueba de viento lateral, así como de inmersión en agua salada. Siempre pensando en la seguridad de los clientes Ford
 

Tags: Ford Motor Company, Joe Bakaj

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *