El personal de ventas de los distribuidores automotrices que explican eficientemente las características del vehículo y permanecen con el cliente a lo largo del proceso de la venta, es clave para la satisfacción de sus clientes, de acuerdo con el Estudio SSISM 2019 de J.D. Power en México

En el análisis, Mercedes-Benz obtuvo la puntuación más alta para las marcas de lujo, con un índice de satisfacción de 898. BMW (881) se posiciona en segundo lugar, seguida de Audi (872). El índice promedio de las marcas de lujo es de 878.9 puntos arriba del índice en 2018.

En tanto que Mazda tiene la puntuación más alta para las marcas del mercado de volumen con un índice de 881 y le siguen Toyota (877) y Ford (876).

En su sexta edición, el estudio está basado en un análisis profundo de la experiencia de compra de un auto nuevo y examina la satisfacción del cliente con el distribuidor que le vendió el vehículo a través de cinco factores (en orden de importancia): Proceso de entrega (26%); Negociación (24%); Vendedor (19%); Instalaciones (18%); Prueba de manejo (14%).

Fueron evaluadas 3 mil 328 entrevistas con dueños de vehículos nuevos de entre uno y 12 meses de propiedad. Las encuestas del estudio se realizaron entre septiembre de 2018 y febrero de 2019.

“Mientras que el mercado de vehículos nuevos se encuentra por debajo de 2018, debido a la incertidumbre del mercado y a las relaciones con Estados Unidos entre otros factores, existe por otro lado, el compromiso de los distribuidores de satisfacción total hacia sus clientes,” dijo Gerardo Gómez, Director Senior y Country Manager de J.D. Power de México.

“Muchos mexicanos están evitando incurrir en gastos debido a que el futuro se ve incierto. El ofrecer un buen servicio al cliente y entregar información confiable de sus productos es crucial para el éxito del distribuidor.”