STUTTGART, Alemania.- Con tecnología Daimler e infraestructura Bosch, el sistema recibirá y entregará autos de manera totalmente independiente, sin supervisión humana, dentro de un estacionamiento del Museo Mercedes-Benz en esta ciudad. 

Ambas compañías obtuvieron las autorizaciones necesarias para comenzar a ofrecer el nuevo servicio. A través de una aplicación para celulares inteligentes, será el primer servicio con un nivel 4 de autonomía que se usará de forma diaria y sin supervisión humana.

No es la primera vez que los dos titanes alemanes, Daimler y Bosch trabajan juntos, sin embargo, este proyecto sin precedentes nace en 2015 y comienza pruebas en 2017. La parte más importante para los dos socios ha sido la seguridad desde que iniciaron; de ahí que el trabajo haya surgido de la mano de las autoridades alemanas que hoy han dado luz verde a la implementación del proyecto.

Daimler y Bosch-Magazzine del TransporteA partir de ahora, no será necesario un conductor para el proceso de llegar al estacionamiento, salir del auto y enviarlo a su lugar asignado con solo tocar la pantalla de un smartphone. Mientras el conductor continúa con sus actividades, su auto va en camino al lugar que se le asigna y se estaciona por sí mismo. 

Más tarde, cuando el usuario regresa, su auto sale de la posición de estacionado y ambos se encuentran en el lugar de origen. Todo esto se logra con infraestructura que provee Bosch para el estacionamiento y tecnología que Mercedes-Benz incorpora en sus autos. 

Los sensores Bosch monitorean la ruta y el entorno del auto para entregar información al vehículo que, posteriormente, analiza los datos y ejecuta las maniobras adecuadas. Así, los autos pueden subir o bajar por las rampas, detectar obstáculos y detenerse ante ellos y ocupar la posición que se les asigna. 

Un aspecto importante, desde la implementación piloto que se ha realizado en el Museo, ha sido la iluminación de los autos. Esto genera que hoy, los autos que se están conduciendo de manera autónoma, emitan luces color turquesa que permiten a la gente que pasa, saber que no hay nadie a bordo, que el auto está ejecutando las maniobras por sí mismo.

Los visitantes del museo Mercedes-Benz muy pronto experimentarán la increíble experiencia del servicio autónomo de valet, lo que constituye un paso más hacia la conducción autónoma y recabando información para el futuro para seguir siendo pioneros en la industria.