Como parte de un rediseño integral de su negocio global, Ford Motor Company abandonará el negocio de camiones pesados ​​comerciales en Sudamérica.

Como resultado, la compañía cesará la producción en la planta de São Bernardo do Campo en Brasil durante 2019, finalizando las ventas de la línea de carga F-4000 y F-350, junto con el automóvil Fiesta, una vez que se hayan vendido los inventarios.

La decisión de abandonar el negocio de camiones pesados ​​comerciales se produjo después de meses de buscar alternativas viables, incluidas posibles sociedades y una venta de la operación. El negocio habría requerido importantes inversiones de capital para satisfacer las necesidades del mercado y aumentar los costos regulatorios sin un camino viable hacia la rentabilidad.

“Trabajando estrechamente con nuestros distribuidores y proveedores, Ford continuará brindando soporte a nuestros clientes con garantía, repuestos y servicio”, aseguró Lyle Watters, presidente de Ford de Sudamérica.

Esta decisión sigue otras iniciativas recientes en el rediseño en curso de la región de América del Sur, que incluyen el fortalecimiento de la cartera con vehículos utilitarios deportivos (SUV) y camionetas que están creciendo en popularidad entre los consumidores mientras que cesa la producción de Focus en Argentina, así como aprovechar las alianzas globales, como la anunciada recientemente con VW para desarrollar camionetas de tamaño medio.