Tras 12 años de estar al frente de la Asociación Mexicana de la Industria automotriz (AMIA), Eduardo Solís anunció su salida del organismo cúpula del sector, efectiva a partir del próximo 16 de enero.

Al dar a conocer los resultados mensuales a diciembre de 2019, cuya producción acumulada bajó 4.1% y la exportación diminuyó 3.4%, Solís indicó que se retira como presidente de la asociación para emprender nuevos proyectos. En tanto se asigna al nuevo presidente, Fausto Cuevas, director general de la institución, estará a cargo de la representación de las armadoras.

Durante su última conferencia de prensa como presidente ejecutivo de AMIA, Eduardo Solís agradeció el apoyo de las instituciones relacionadas con las que trabajó en estos años, entre ellas la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) y la Industria Nacional de Autopartes (INA), entre otras.

Apuntó que su paso por el organismo marcó grandes cambios, ya que la industria se transformó y avanzó su participación a nivel global, al colocarse como el cuarto país exportador y el sexto en producción de vehículos.

Eduardo Solís es licenciado en Economía por la Universidad Autónoma de Nuevo León y se desempeñó como titular de la Unidad para la Promoción de la Inversión en la Secretaría de Economía. Desde 2008 ocupó la presidencia ejecutiva de AMIA.