Después de dos meses de cerrar sus áreas de producción, General Motors de México (GM) anunció que este jueves las plantas de motores y transmisiones de Ramos Arizpe, Coahuila, y Silao, Guanajuato, reiniciaron  operaciones.

Lo anterior será de forma paulatina y  en línea con las disposiciones gubernamentales recientemente publicadas, donde se incluye la fabricación de equipo de transporte como actividad esencial y habiendo completado la Autoevaluación de Seguridad Sanitaria con resultado de cumplimiento aprobatorio por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Respecto a las plantas de ensable, situadas en estas localidades, en un comunicado, la armadora informó que tentativamente arrancarán operaciones este viernes 22 mayo del 2020, lo que dependerá del estatus de sus proveedores.

Para tener un regreso a operaciones seguro, GM de México ha desarrollado un robusto protocolo de seguridad sanitaria, siguiendo las acciones que la empresa está tomando a nivel global y en línea con las recomendaciones de organismos y autoridades como: la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Secretaria de Salud, el IMSS y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

“El bienestar y la seguridad de nuestros colaboradores han sido y serán nuestra máxima prioridad, por lo que estamos haciendo todo lo necesario para garantizarles un regreso a operaciones seguro y confiable”, comentó Francisco Garza, presidente y director General de GM de México.

Para mayor resguardo, General Motors creó guías especiales para los empleados sobre los protocolos de seguridad sanitaria que deben seguir, además de impartir capacitaciones para garantizar que todos cuenten con el mismo nivel de información.

Asimismo, esa información será compartida con los proveedores y con las visitas que lleguen a los complejos de manufactura.

La automotriz cuenta con un Comité Interno de Verificación y Vigilancia, encargado de asegurar el cumplimiento y revisar periódicamente los protocolos, como el de personas controlado en los accesos, monitoreo de temperatura al ingresar, aplicación de cuestionario COVID-19, uso y suministro de equipo de protección personal (cubrebocas y lentes de seguridad), difusión constante y en diferentes medios de medidas de prevención de contagios, sanitización continua de estaciones de trabajo, entre otros.