Fiat Chrysler Automobiles NV (FCA) confirmó una inversión de 4.5 mil millones de dólares en cinco de las plantas ya existentes (Michigan), además de la construcción de una nueva fábrica de ensamble en Detroit, Michigan, con el fin de expandir la capacidad de las marcas Jeep y Ram.

De acuerdo con la corporación, esta acción también contempla la producción de dos nuevos productos Jeep, así como modelos electrificados con tecnologías de conducción autónoma. Dichos proyectos, crearían cerca de 6,500 nuevos empleos.

La empresa detalló que estos planes representan los siguientes pasos en la realineación de manufactura en Estados Unidos que FCA inició en 2016. Esto, derivado de un cambio en la demanda de los consumidores hacia las SUV´s y camiones, por lo que la compañía suspendió la producción de autos compactos y modificó las plantas en Illinois, Ohio, y en Michigan para aprovechar al máximo la capacidad y expandir las marcas Jeep y Ram.

“El anuncio de hoy representa el siguiente paso en la estrategia. Permite a Jeep entrar a dos segmentos en los que no participamos, lo que significa una gran oportunidad que permitirá la producción de nuevos vehículos Jeep electrificados, incluyendo al menos cuatro vehículos plug-in hybrid y la flexibilidad de producir vehículos totalmente eléctricos”, dijo Mike Manley, CEO de FCA N.V.

La estrategia ha dado como resultado los recientes lanzamientos de la nueva Ram 1500 y la introducción del miembro más reciente de la familia, Jeep Gladiator, presentado en el Autoshow de Los Ángeles en 2018.

FCA mencionó que la ciudad de Detroit tiene 60 días para cumplir con los términos del Memorándum de Entendimiento que requiere la adquisición de propiedades críticas para la ejecución del proyecto de Mack. Las inversiones adicionales, están sujetas a una negociación exitosa y a la aprobación final de los paquetes de desarrollo con los gobiernos locales y estatales.

Plan de inversiones
FCA destinará 1.6 mil millones de dólares para convertir las dos plantas que conforman el complejo de Motores Mack Avenue en el futuro sitio de ensamble para la próxima generación de Jeep Grand Cherokee, así como la producción de la nueva Jeep de tres filas y los modelos plug-in hybrid, añadiendo 3,850 nuevos empleos para apoyar la producción.

La compañía tiene la intención de iniciar la construcción de la nueva planta de Detroit a finales del segundo trimestre de 2019 con el ensamble de vehículos de tres filas que se esperan que salgan de la línea a finales de 2020, seguidos por la nueva Jeep Grand Cherokee en el primer semestre de 2021.

También, como parte de este anuncio, la Planta de Ensamble Jefferson North recibirá una inversión de 900 millones de dólares para renovar y modernizar la planta para ensamblar Dodge Durango y la próxima generación de Jeep Grand Cherokee. FCA espera crear 1,100 nuevos empleos.

La planta Mack sería la primera planta nueva de ensamble construida en Detroit en tres décadas. Jefferson North fue la última planta de ensamble construida en 1991. Cuando se complete Mack, se unirá a Jefferson North como las únicas plantas de ensamble localizadas dentro de los límites de la ciudad de Detroit.

Los motores Pentastar: 3.6lt., 3.2lt., y 3.0lt., actualmente producidos en Mack I, serían reubicados para que se ensamblen en la Planta de Motores Dundee, como parte de la inversión de 119 millones de dólares.

La producción de Pentastar en Mack I terminaría en el tercer trimestre de 2019. Mack II ha estado inactiva desde el cese de producción del 3.7lts. V6 en septiembre de 2012.

Adicional, FCA inyectará capital en la Planta de Camiones Warren, con el fin de prepararse para la producción del nuevo Jeep Wagoneer y Grand Wagoneer anunciados en 2017, junto con sus contrapartes electrificadas, incrementando la inversión a 1.5 mil millones de dólares.

La producción se espera que sea lanzada a principios de 2021. Además de los nuevos modelos Jeep, la planta seguirá produciendo la Ram 1500 Classic para satisfacer la creciente demanda del mercado. Como resultado de este anuncio de inversión, la producción de la nueva Ram Heavy Duty continuará en su ubicación actual en Saltillo, México.

Para respaldar la producción adicional las plantas de Estampados Warren y Sterling, éstas recibirán inversiones de 245 millones de dólares y 160 millones de dólares, respectivamente, y se espera que Estampados Sterling agregue más de 80 nuevos empleos.