Tras pruebas realizadas, la armadora japonesa, Nissan, integrará exoesqueletos en la línea de producción de su planta en Barcelona, España.

Las estructuras externas que recubren el cuerpo humano ayudan a soportar los esfuerzos que normalmente recibe el sistema muscular y óseo, por lo que contribuyen a una reducción de las lesiones y dolencias de origen laboral, incrementando así el bienestar de sus empleados.

El proyecto cuenta con el apoyo del Clúster Industrial Automotriz de Catalunya (CIAC) para introducir los exoesqueletos en la industria automotriz. Además, colaboran el Centro Tecnológico Eurecat y la Universitat Politécnica de Catalunya (UPC).

La automotriz informó que en una primera fase, desarrollada en 2018, la compañía utilizó cinco modelos de exoesqueletos de tres tipos: piernas, hombros y espalda en un espacio controlado.

En esta etapa, se contó con la opinión de los operarios para escoger los modelos con menos peso, más comodidad y mejores prestaciones.

En el análisis inicial, al cual se dedicaron más de 50 horas y en el que participaron 14 operarios de la planta de Barcelona, se detectó que el uso de exoesqueletos en procesos productivos de la industria automotriz puede llegar a reducir hasta en un 60% el esfuerzo en determinados músculos de los trabajadores.

En una segunda fase, transcurrida a principios de este año, Nissan España completó más de 40 horas de ensayos con dos modelos de exoesqueletos en los que participaron siete operarios de la fábrica.

El estudio, ya en la línea de producción, se concentró en la clase de exoesqueleto (hombros) más idóneo para las tareas en las que los operarios deben levantar los brazos por encima de sus cabezas durante un porcentaje importante del ciclo de trabajo. Estos dispositivos artificiales pesan entre 1.5 y tres kilos y están compuestos de materiales de aleación ligera.

“En Nissan entendemos la innovación como el desarrollo de soluciones diferenciadas no solo para aportar valor a nuestros clientes, sino también para mejorar las condiciones de trabajo de nuestros empleados”, afirmó Lluís Sellarès, gerente de ingeniería de producción en la planta de la automotriz en Barcelona.

Finalmente, destacó que en la última fase del proyecto, un total de seis operarios probarán dos modelos de exoesqueletos de hombros durante varias semanas en turnos completos de trabajo. En dicho periodo, se aplicarán nuevos controles médicos para confirmar que no se produce ningún efecto secundario.