Gracias a su carrocería reforzada y equipamiento, la L200, pick-up de Mitsubishi, es ideal para aplicaciones como el transporte de equipos pesados o de insumos para los emprendedores que requieren trasladar eficientemente sus mercancías de un punto a otro, sin preocuparse por dañar su camioneta, ya que con cuenta en todas sus versiones con una protección  en la batea.

La camioneta fue diseñada con una carrocería reforzada sobre un chasis de largueros y travesaños para resistir las condiciones de trabajo más difíciles, en las que su tracción 4WD II supera toda clase de terrenos, incluso con cargas de más de una tonelada.

Con más de 40 años de historia, la L200 es reconocida por su calidad de ensamblaje, pero también por la comodidad de sus interiores y un manejo suave que le da al usuario la opción

 de usarla en el trabajo o para salir a divertirse con su familia, gracias a su doble cabina para transportar cómodamente hasta cinco personas.

El habitáculo es silencioso gracias al uso de materiales de amortiguación acústica en piso y guardabarros, además de amenidades como sistema de audio con Bluetooth y controles al volante.

En cuanto a la seguridad, la L200 se integra un sistema de frenado ABS, EBD, monitoreo de presión de neumáticos, bolsas de aire frontales y faros de niebla para ganar visibilidad en situaciones climáticas adversas, que en conjunto con la carrocería reforzada incrementan la seguridad para todos los pasajeros.

 

 

En el exterior, es un vehículo sólido, de dimensiones robustas y líneas aerodinámicas diseñadas para deslizarse a través del viento, reduciendo los niveles de ruido e incrementando la eficiencia de combustible, ya sea en motor a gasolina o diesel.