Plantea AMDA medidas y políticas públicas de emergencia

por | 23 Mar 2020 | Ligeros | 0 comentarios

Ante la emergencia global por la pandemia del COVID-19 (coronavirus), la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) propuso al Gobierno Federal implementar acciones fiscales y de políticas públicas para evitar un mayor impacto económico en industrias como la automotriz.

Advirtió que en este sector, los distribuidores de vehículos son un pilar fundamental, al dar mantenimiento a las unidades encargadas de distribuir mercancías y personal médico.

En una carta dirigida a Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, el organismo señaló que ante la paralización de actividades productivas, las empresas en general tendrán problemas de flujo para hacer frente a sus compromisos como pagos de impuestos, nóminas, créditos y proveedores.

“Y aunque sabemos que esta afectación será temporal para las compañías que se encuentren financieramente sanas, estructuralmente sólidas y bien administradas, las micro, pequeñas y empresas estructuralmente débiles estarán en serio riesgo de quiebra y de generar despidos masivos”, expuso la AMDA.

Ante eso, propuso, junto con los diversos eslabones del sector automotriz que hoy es la fuente de mayor generación de divisas para el país, realizar una mesa de urgencia con el Presidente y su gabinete económico, para tratar la necesidad de estímulos fiscales y la aplicación de políticas públicas de emergencia debido a la crisis.

Guillermo Rosales Zárate, director general adjunto de la AMDA, dio a conocer que entre las acciones de política pública que proponen los comercializadores de automotores están:

1.- Programa emergente de créditos de liquidez para las empresas (Banca de desarrollo y sistema financiero) con objeto de hacer frente a la caída en la generación de ingresos durante el tiempo que se mantenga la crisis y evitar los despidos de personal.

2.- Programa diferenciado según tamaño de empresas: subsidio parcial para micro y pequeñas empresas, etc.

3.- Acuerdo de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para modificar temporalmente los lineamientos de calificación crediticia a efecto de no castigar créditos.

4.- Subsidios focalizados para población vulnerable.

5.- Diferimiento en el pago de obligaciones sociales a cargo de los patrones: IMSS e Infonavit.

6.- Agilizar devoluciones de impuestos a favor de los contribuyentes por parte del SAT.

7.- Agilizar pago a proveedores del Gobierno Federal y de las empresas productivas del Estado.

Entre los estímulos que se plantean están:
1.- Exención para el pago provisional de impuestos.

2.- Exención del ISR a trabajadores hasta cuatro salarios mínimos.

3.- Esquema de diferimiento en seis parcialidades en el pago de la declaración definitiva del ISR del ejercicio fiscal 2019 a Personas Morales. Llevarlo a cabo sin necesidad de garantizar el interés fiscal y sin una tasa preferente de recargos, es una oportunidad en tiempos de incertidumbre.

4. Deducción inmediata de inversiones.

Asimismo, en una etapa post-emergencia sanitaria, el representante de AMDA dijo que serán necesarios programas de fortalecimiento sectorial para impulsar la rápida recuperación económica como:

1.- Renovación del transporte público de carga y pasaje en sus diferentes modalidades.

2.- Renovación de la flota vehicular de las micro y pequeñas empresas.

3.- Reforma del marco fiscal en la adquisición de vehículos.

4.- Promoción del Turismo nacional y extranjero: rescate del programa Pueblos Mágicos, créditos preferentes ISSSTE, IMSS, Fonacot.

5.- Fortalecimiento del Fonacot para impulsar el mercado interno de bienes de consumo duradero.

Tags: Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Coronavirus, COVID-19, estímulos fiscales, políticas pública, Transporte público

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *