El Servicio de Administración Tributaria (SAT), advirtió que adquirir un vehículo “chocolate” o de dudosa calidad y que ingresa ilegalmente al país es un delito que se paga con una sanción administrativa o hasta con cárcel.

Lo anterior, tras dar a conocer que, como parte de las acciones que se llevan para verificar el correcto cumplimiento de las obligaciones fiscales y de comercio exterior, el SAT embargó en Tijuana, Baja California, 15 autos y 7 camionetas de contrabando con valor aproximado de 1.8 millones de pesos.

En un comunicado, el SAT resaltó que la persona adquiera un vehículo que ingresó ilegalmente al país puede tener repercusiones, por lo que exhortó a la ciudadanía a evitar la compra de este tipo de unidades de procedencia extranjera.

Por ello, recordó que en caso de que se pretenda importar de manera definitiva un vehículo extranjero usado, se debe asegurar que el auto tenga el permiso previo de importación, que cumpla con la Norma Oficial Mexicana (NOM-041-SEMARNAT-2015); que no se encuentre accidentado y no tenga reporte de robo o pérdida total; y utilice gasolina a fin de que pueda acudir con un agente aduanal para iniciar el procedimiento correspondiente.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), sobre la importación de vehículos usados extranjeros, apuntó que en el lapso de enero a septiembre de 2019 se internaron 114 mil 473 unidades, 11 mil 826 más, lo que significó un incremento de 11.5 por ciento.

«Esto fue equivalente al 12% del total de unidades nuevas vendidas en el mismo periodo enero-septiembre del año pasado», comparó Guillermo Rosales Zárate, director general adjunto de la AMDA.