Los empleados de Ford en 15 plantas y siete países ya utilizan un EksoVest para ayudar a reducir el desgaste físico que producen los movimientos repetitivos en una jornada de trabajo, como alcanzar una herramienta eléctrica para atornillar pernos y asegurar la abrazadera de un automóvil mientras se encuentra debajo del vehículo.
 
«Estamos muy orgullosos de contar en México con esta tecnología para nuestros empleados», indicó Enrique Araiza, director de manufactura de Ford en México. «Esta tecnología fue creada por Ford primordialmente para mejorar la ergonomía en las estaciones de trabajo. Inicialmente se concibió para eliminar los riesgos potenciales de lesiones ocasionadas por ciertas características del trabajo en las líneas de producción, como repeticiones, postura y carga».
 
Sin embargo, añadió, en nuestras plantas hemos ido más allá de este concepto inicial. Hoy en día, las aplicaciones de Exoesqueletos están siendo orientadas a disminuir la fatiga y cansancio que se producen en un día normal de trabajo. Nos estamos enfocando en el bienestar de nuestra gente ya que, al no sentirse cansados, logramos que se enfoquen proactivamente en su trabajo para mejorar seguridad, calidad, y eficiencia de producción».
 
Ford comenzó a utilizar el EksoVest, desarrollado por la empresa Ekso Bionics, el año pasado en sus plantas de ensamble en Wayne y Flat Rock, Michigan, como parte de un programa piloto. La retroalimentación proporcionada por los operadores de las plantas ayudó a perfeccionar la tecnología antes de que la empresa la integrara a nivel mundial.
 
El EksoVest se adapta a trabajadores que miden entre 1.57 y 1.95 metros de estatura, y proporciona apoyo con el levantamiento de cargas que pesan entre 2.26 y 6.80 kg en cada brazo. Los trabajadores de Ford dicen que es cómodo, porque es liviano y no es voluminoso y les permite mover los brazos con facilidad.