Se trata de un «almacén sobre ruedas», que tiene el potencial de ayudar a reducir el tráfico, las emisiones y mejorar los plazos de entrega.

El crecimiento de las compras online hace prever que el número de entregas de paquetes se duplicará en los próximos 10 años. La mayoría de estas entregas se realizan en camionetas ‘van’, lo que empeora el tráfico en muchas ciudades, aumentando la duración de los trayectos.

El concepto de «almacén sobre ruedas» está diseñado para ser compatible con los vehículos comerciales Ford como con los de otros fabricantes. Estos actúan como centros dinámicos de entrega que recogen los pedidos de una central y luego se detienen brevemente en lugares estratégicos que se consideran los más eficientes para cada lote de pedidos.

El software de logística inteligente basado en la nube MoDe:Link de Ford, se coordina con los mensajeros que van a pie o en bicicleta y que se encuentren cerca del lugar, en el futuro se coordinarán también con drones y robots autónomos para cubrir el último tramo de cada entrega.

Esto podría ayudar a los mensajeros, gestores de flotas, empresas de logística y de distribución de alimentos a optimizar los procesos y mejorar el uso de su vehículo, ahorrando tiempo y dinero.

Para la prueba en Londres, Ford se asoció con Gnewt, un servicio de paquetería urbana ganadora del premio a la Compañía de Logística Sostenible del Año 2018 en el Reino Unido. Gnewt opera con más de 70 vehículos eléctricos, la mayor flota de ese país, y ha sido pionera en servicios de reparto sostenibles, trabajando con minoristas, empresas de comercio electrónico y empresas de logística para entregar tres millones de paquetes al año a particulares y empresas de Londres.