En esta temporada vacacional, el fabricante de llantas recuerda a los conductores de automóviles que chequen sus neumáticos antes de viajar por carretera para reforzar su seguridad.
 
1.- Revisar la presión de las llantas al menos una vez al mes, antes de un viaje largo o cuando las temperaturas cambien 10 grados o más. Una presión inadecuada puede generar una multitud de problemas, desde un  desgaste irregular y acelerado, hasta daños estructurales. Un neumático desinflado también puede impactar negativamente el rendimiento incluso afectando la eficiencia de combustible.
 
Los neumáticos se deben inflar según las recomendaciones del fabricante del vehículo, las cuales están impresas en el letrero de la puerta del vehículo o en el manual del usuario.
 
2.- Verificar la profundidad de la banda de rodamiento. Los neumáticos gastados pueden reducir la  capacidad de que los neumáticos expulsen agua y escombros mientras se está conduciendo. Para revisarlo, los conductores pueden buscar barras indicadoras de desgaste moldeadas en la parte inferior de las ranuras principales o utilizar un medidor de profundidad.
 
3.- Rotaciones de neumáticos. Esta acción permite observar otros problemas comunes de mantenimiento como el desgaste desigual, la alineación de las ruedas o problemas de suspensión. La frecuencia de rotación de los neumáticos y patrones de neumáticos sugeridos se puede encontrar en  el manual del dueño del vehículo. Si no se especifica un intervalo de rotación de neumático, Goodyear recomienda rotar los mismos cada 8,000 a 10,000 kilómetros.
 
«Es importante que los consumidores piensen en el cuidado de los neumáticos y lo incluyan en su rutina habitual de mantenimiento del vehículo. Además de hacer rotaciones y controles de presión, los distribuidores oficiales de Goodyear pueden ayudar a los conductores si sus neumáticos se dañan en la carretera», señaló Octavio Castelazo, Gerente de Producto en Goodyear México.