Con el objetivo reciclar más de dos millones de neumáticos para fines de 2020, Delta-Energy Group y Bridgestone colaboran para implementar el primer uso a escala de negro de carbón recuperado en el mercado de neumáticos. 

Bridgestone Americas, Inc. comenzará a utilizar negro de carbón recuperado (rCB, por su sigla en inglés) a escala en la industria de los neumáticos, iniciativa con la empresa líder en el mercado de la recuperación de materiales a partir de neumáticos que llegan al final de su vida útil.

La comercialización a escala de D-E Black que produce Delta-Energy Group, es un hito significativo en el logro de la visión ambiental a largo plazo del Grupo Bridgestone de utilizar materiales 100% sostenibles y de reducir en más de 50% las emisiones de CO2 para el año 2050. El proceso que utiliza Delta-Energy Group para extraer materiales emite 81% menos CO2 por tonelada que la producción de negro de carbón virgen (vCB, por su sigla en inglés).

Esta iniciativa también contribuye a la misión más ambiciosa de Bridgestone de lograr una economía circular, en la que se eliminen los residuos generados por el uso continuo de los recursos. A medida que la demanda de vCB aumenta y supera la oferta, la inversión estratégica de Bridgestone representa una alternativa que beneficia no solo a la industria de los neumáticos, sino al planeta en general.

Bridgestone comenzó a evaluar los materiales de Delta-Energy en 2007 y ambas empresas se asociaron a fines del 2014. A partir de ese momento, se hicieron pruebas rigurosas del uso de D-E Black como reemplazo parcial del vCB en neumáticos nuevos con el fin de garantizar el cumplimiento de los altos estándares, el rendimiento la calidad superior, que caracterizan a los neumáticos Bridgestone.

Hasta la fecha, Bridgestone ha adquirido aproximadamente 235 toneladas métricas de rCB, el equivalente a más de 70 mil neumáticos en el final de su vida útil, lo que representa una reducción de aproximadamente 347 mil kg de emisiones de CO2 en comparación con el uso de vCB. Para fines del 2020, el objetivo de Bridgestone es incrementar el uso de D-E Black a 6 mil 800 toneladas métricas, lo que equivale a casi dos millones de neumáticos en el final de su vida útil. Esa cifra representa una reducción de más de diez millones de kg de emisiones de CO2, la cantidad de energía que requieren alrededor de 2 mil hogares o más de 2 mil 300 vehículos de pasajeros para funcionar durante un año. Gracias a la asociación con Delta-Energy Group, cada año, Bridgestone les dará un nuevo uso a millones de neumáticos que ya han cumplido su ciclo de vida.

En los próximos años, Delta-Energy planea construir más plantas en América del Norte con el objetivo de producir D-E Black para su uso en neumáticos y otros productos de caucho.

Bridgestone utiliza D-E Black en neumáticos de alta calidad para vehículos agrícolas y de pasajeros en diversas plantas que tiene en toda América, como la planta de neumáticos para vehículos agrícolas de Des Moines, la planta de neumáticos para vehículos de pasajeros de Aiken County y la planta de neumáticos de Cuernavaca. La empresa está en búsqueda permanente de nuevas oportunidades para extender el uso de D-E Black a más plantas y líneas de productos.