En el autotransporte, las llantas están consideradas como las piezas de mayor impacto en los costos operativos, ya que por sus largos recorridos, el peso de la carga, además de los diversos cambios climáticos, su reemplazo es constante, afectando la rentabilidad de las flotas.

La Comisión Nacional para el Uso Efciente de la Energía (Conuee), advierte que son cuatro las funciones del neumático: transmitir al suelo las fuerzas de aceleración y frenado; mantener y cambiar la dirección de la marcha; absorber las irregularidades del terreno y soportar el peso del vehículo.

Las llantas influyen de manera decisiva en la seguridad, durabilidad, maniobrabilidad, manejo y en el consumo de combustible, por lo que es preciso conocer los aspectos que hacen posible estas prestaciones.

El caucho permite soportar el desgaste y brinda un alto nivel de agarre. A este material, se agrega un compuesto especial denominado negro de humo, que además de ofrecer mayor resistencia, da el color negro. Mientras que los surcos o ranuras en los diseños de los neumáticos mejoran la tracción, previenen derrapes y drenan el agua durante la conducción en superficies mojadas. Actualmente, las llantas están hechas de caucho natural y sintético, negro de humo, acero,aceite, antioxidante, azufre, poliéster, rayón y sílice.

Estructura
– Banda de rodamiento. Generalmente es de hule, su propósito principal es proporcionar tracción y frenado.
– Cinturón (estabilizador). Sus capas, especialmente de acero, dan resistencia, estabilizan la banda de rodamiento y protegen a ésta de picaduras.
– Capa radial. Junto con los cinturones, contiene la presión de aire. Dicha capa transmite todas las fuerzas originadas por la carga, el frenado, el cambio de dirección entre la rueda y la banda de rodamiento.
– Costado (pared). El hule del costado está compuesto para resistir la flexión y la intemperie, aportando al mismo tiempo protección a la capa radial.
– Sellante. Una o dos capas de hule especial en neumáticos sin cámara. Está preparado para resistir la difusión del aire.
– Relleno. Son piezas de hule que se usan para llenar el área de la ceja (talón) y la parte inferior del costado (pared), con el fin de proporcionar una transición suave del área rígida de la ceja al sitio flexible del costado.
– Refuerzo de la ceja (talón). Es otra capa colocada sobre el exterior del amarre de la capa radial en el área de la ceja, que refuerza y estabiliza la zona de transición de la ceja al costado.
– Ribete. Elemento usado como referencia para el asentamiento adecuado del área de la ceja sobre el rin.
– Talón. Es un cuerpo de alambres de acero de alta resistencia; es el ancla de cimentación de la carcasa que mantiene el diámetro requerido de la llanta en el rin.

Consejos para la mejor selección

Primero, se recomienda determinar en qué condiciones de camino rodarán: autopista, calles, terracería o arena, y con base en las características de camión y los hábitos de manejo, optar por el tamaño adecuado.

El siguiente paso, explica Bridgestone, fabricante de neumáticos, es saber leer las llantas para camión, las nomenclaturas ayudan a elegir las que más convienen,así como el uso correcto. En el costado están una serie de números y letras, ejemplo: 295/80 R 22.5 16 152/147 M. Los primeros tres dígitos (295) representan el ancho de la banda de rodadura, expresado en milímetros. En este caso, es de casi 30 cm. El siguiente número (80) expresa la relación entre la altura y la anchura de la llanta para camión, conocido como Serie de Aspecto.

Posteriormente, viene el tipo de llanta: convencionales, en las que sus cuerdas están colocadas longitudinalmente y radiales, cuyas cuerdas se colocan de lado a lado. La letra R simboliza una rueda para camión radial. En tanto, los rines, por su diámetro, están representados por el número 22.5 (pulgadas) y funciona como una especie de altura.

Índice de carga. Cuando se trata de camiones de carga se adapta la presión de inflado respecto al peso que soporta. Por ejemplo, el 152 expresa cuando el neumático pertenece a un eje sencillo y/o 147 en un eje doble.

Para Goodyear, escoger una llanta con un índice de carga menor a las especificaciones del equipo original significa que el neumático no transportará la capacidad de carga del original.

Finalmente, está el Símbolo de Velocidad (SV), el cual indica la máxima velocidad a la que una llanta para camión puede girar. Superarlo podría ser peligroso para quien conduce y quienes lo rodean, por lo que es importante respetarlo junto con las señalizaciones correspondientes. Una llanta con un SVM jamás debe superar los 130 km/h.

Tras lo anterior, lo ideal es identificar una marca de prestigio, entre ellas Continental, Michelin, Pirelli, Copper, JK Tyre y Yokohama, entre otras que cuentan con la máxima tecnología en llantas para carga y pasaje y de ahí elegir el distribuidor que más convenga, al considerar producto, calidad y precio.

Es preferible comprar neumáticos con distribuidores autorizados, aunque se pague un poco más, ya que ellos otorgan garantías. En este caso, es requisito revisar la póliza.