Es un sistema de información y administración de llantas para flotillas comerciales que analiza y reporta la presión y la temperatura de los neumáticos tomando como base los datos recolectados por los confiables sensores ContiPressureCheck.
Esta herramienta estará disponible en los principales mercados del mundo a partir del segundo trimestre del 2017, anunció Continental durante la pasada edición 2016 de la Exposición de Vehículos Comerciales del Salón Internacional del Automóvil (IAA), celebrada en Hanover, Alemania.
ContiConnect envía notificaciones al administrador de la flotilla y de ser necesario, le sugiere medidas correctivas (por ejemplo, a través de un socio de servicio Conti360°).
Un portal de internet suministra reportes sobre el desempeño de las llantas y la eficiencia general de la flotilla.
 “Con ContiConnect, damos un enorme paso hacia adelante en nuestra evolución de fabricante de llantas premium a proveedor de soluciones, y enriquecemos nuestra amplia experiencia en el sector llantero con datos generados por los sensores en nuestras llantas de camión y autobús”, dijo Nikolai Setzer, integrante del Consejo Ejecutivo de Continental y responsable de la División de Llantas.
El sistema puede funcionar con una amplia gama de configuraciones para conectar todas las llantas en una flotilla. Se puede aplicar tanto a vehículos que pasan muchos días en circulación como a los que diariamente vuelven a la base para una inspección de rutina.
En combinación con el diseño modular de ContiPressureCheck, ContiConnect permite la recolección de datos mediante un receptor estacionario en la base de mantenimiento, o bien una unidad receptora en cada vehículo para recolección en tiempo real mientras el vehículo circula.
 Cuando una llanta alcanza un nivel crítico, ContiConnect envía una alerta y ofrece el servicio de reparación correspondiente, por ejemplo, un cambio de llanta, de modo que el administrador de la flotilla pueda activar la acción de manera inmediata y conveniente. Dado que ContiConnect da transparencia total a la operación, las llantas obtienen mayor kilometraje, tienen una vida útil más larga, y pueden permitir un mayor ahorro de combustible. Para la flotilla en su conjunto, esto significa más tiempo de utilización, menos mantenimiento, y mejores resultados en cuanto a movilidad y eficiencia.