Con la implementación de mejoras operativas y buenas prácticas ambientales, el fabricante de llantas ha reducido 9% el uso del agua en sus operaciones en esta planta en los últimos tres años.

Toda el agua que se utiliza en Planta Cuernavaca es subterránea y se obtiene a través de dos pozos. Además, cuenta con una planta de procesamiento de aguas residuales interna, cuya eficiencia garantiza el tratamiento y disposición adecuada.

Durante 2018, se reportó una disminución del 4.13% en el consumo diario de agua, dando como resultado 15 mil 814 metros cúbicos de consumo anual; es decir, más de mil seiscientos metros cúbicos menos, comparado con el consumo de 2015.

El uso eficiente del agua es uno de los pilares en la búsqueda de una producción sostenible, por lo que la empresa desarrolla acciones para mejorar la calidad del agua, reduciendo la contaminación, minimizando el vertimiento y aumentando considerablemente el reciclado y la reutilización.

Este resultado se suma a lo reportado en el más reciente Informe de Sostenibilidad de Bridgestone México, que señala una reducción del 5.6% en la extracción del vital líquido durante 2017, así como el tratamiento de 82 mil 592 metros cúbicos y el vertimiento de 6 mil 849 metros cúbicos de agua tratada bajo procesos físico-químicos, a la Barranca Puente Blanco, en la misma localidad.