En el marco del Día Mundial del Reciclaje, Bridgestone refrenda su compromiso por minimizar su impacto ambiental a través de iniciativas para ahorrar y optimizar recursos, así como reciclar el 96% de los residuos generados en su Planta de Cuernavaca, Morelos, y el 99% de su Planta en León, Guanajuato.

La compañía gestiona el acopio, almacenaje y destino final de materiales y productos fuera de especificación de ambas plantas, mismas que se usan principalmente en la industria cementera, como combustible alterno para los hornos (coprocesamiento).

Según el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, tan sólo en México se desechan 28.9 millones de neumáticos al año.

René Rico, Gerente de Medio Ambiente, Seguridad e Higiene para Bridgestone Latinoamérica Norte (BS-LAN), comentó: “En Bridgestone conocemos la importancia de contribuir a la construcción de una sociedad sostenible y ayudar a garantizar un medio ambiente sano para las generaciones actuales y futuras; por ello, contamos con un plan de gestión ambiental que integra acciones de reciclaje, la promoción de nuevos productos a partir de residuos y la reutilización de recursos”.

A lo largo de seis ediciones de su Llantatón anual, la compañía ha logrado la recolección y correcta disposición de 387 toneladas de neumáticos de desecho en el estado de Morelos. Todos los neumáticos ya fueron sometidos a un tratamiento especializado para convertirse en combustible alterno, para cementeras que le dan un uso seguro y responsable.

Desde su unidad de negocio Bandag, dedicada a la investigación, desarrollo, fabricación de materiales y equipos para el renovado de neumáticos de camión, la compañía ha logrado reducir sus emisiones de CO2 en más del 30% y mantener la distinción de Empresa Limpia desde el año 2015, así como la certificación internacional bajo el estándar ISO14001.

Bridgestone México trabaja para implementar eficiencias operativas y la correcta disposición de sus residuos y desechos, contribuyendo así al alcance del Objetivo de Desarrollo Sostenible 12, meta 12.5 que busca de aquí a 2030, reducir considerablemente la generación de desechos mediante actividades de prevención, reducción, reciclado y reutilización, así como la meta 12.2: para de aquí a 2030, lograr la gestión sostenible y el uso eficiente de los recursos naturales.