José Carlos Gómez, Gerente Nacional de Ventas Thermo King México, fabricante de sistemas de transporte refrigerado para una variedad de aplicaciones móviles y una marca de Ingersoll Rand, comenta que para una correcta entrega de medicamentos es indispensable una adecuada Gestión de la temperatura, así como Gestión de la unidad de refrigeración, es decir, contar con una avanzada logística que garantiza la cadena de frío que deben mantener las vacunas.
Las vacunas se deben mantener a una temperatura de entre 2°C y 8°C,  por lo que la cadena de frío en medicamentos no se debe romper en ningún momento. El transporte debe contar con material de acondicionamiento capaz de proveer las condiciones ideales para el medicamento, en este proceso intervienen varios actores como son la industria farmacéutica, el nivel autonómico, las áreas sanitarias y por supuesto, los centros de vacunación.
Para Gómez, los vehículos frigoríficos, cajas isotérmicas y los controladores de temperatura deben contar con requisitos imprescindibles como respetar y hacer cumplir las normas que el laboratorio fabricante de la vacuna recomienda, mantener la temperatura estable durante todo el trayecto y registrar datos de salida, destino, tipo de vacuna, dosis, caducidad y lotes.
Cabe mencionar que los vehículos frigoríficos son utilizados para el transporte y distribución de grandes suministros de vacunas, como la de la Influenza, a diversas zonas, que en muchos de los casos están situadas a media y larga distancia del laboratorio farmacéutico.
Las buenas prácticas de distribución y transporte son pieza fundamental para la efectividad de vacunas, pues se debe asegurar que el producto que llega a las personas mantiene sus características ya certificadas por el laboratorio que expide y con ello garantizar sus capacidades inmunizantes, sobre todo en esta temporada de frío en la que se busca evitar epidemias que afecten a un gran número de personas durante las diferentes épocas del año, donde todavía está presente el virus de la influenza estacional.